(Sin fines de lucro)

sábado, 20 de agosto de 2016

CEPAL llama a adoptar decisiones en negociación de recursos naturales

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) llamó  a adoptar decisiones para alcanzar un instrumento regional sobre los derechos de acceso a la información, la participación pública y la justicia ambiental.

El director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL, José Luis Samaniego, exhortó a adoptar decisiones firmes y consensuadas en torno al manejo de los recursos naturales, en que se tomen en cuenta los intereses de toda la sociedad.

Consideró que los países de la región pueden enfrentar los desafíos ambientales de manera global, mediante la concertación, gobernanza, cooperación, progresividad y cooperación.

Hoy, más que nunca, se necesitan de pactos que consoliden una relación entre Estado, sector privado y sociedad civil, que permitan consolidar el desarrollo mediante la atención de las legítimas demandas de los pueblos por participar en las decisiones que dominan su entorno, aseveró.

Samaniego hizo un análisis de la situación socioeconómica regional y recordó que ocurre actualmente una pérdida generalizada del dinamismo económico, y se separan la masa de recursos financieros de las actividades del sector económico real y eso se tendrá que ajustar dolorosamente.

Dijo que hay en marcha una transición demográfica y urbanística y se está pasando de ser sociedades jóvenes a sociedades en proceso de envejecimiento con los riesgos que eso tiene para la producción y el empleo.

En ese escenario recordó el reto global del cambio climático que genera riesgos y condiciona de un modo distinto las opciones de desarrollo.

También citó el advenimiento de una revolución tecnológica que no acaba de converger entre la biotecnología, la nano, la informática, las comunicaciones y la energía, lo que tendrá incidencia en la actividad económica y el empleo.

En América Latina confluyen también la sobre-explotación de los recursos naturales, la depredación de la biodiversidad, asociado todo ello a dinámicas de producción y consumo y a la concentración urbana, añadió.

Estos profundos cambios conducen a este debate que se materializa en la propuesta de la Agenda 20-30 y los 17 objetivos ratificados en septiembre último por los 193 países representados en la Asamblea General de la ONU, evocó.

En síntesis es una agenda que busca prosperidad, que trata de proteger a las personas y al planeta, y es universal porque abarca a todos los países y es indivisible porque no podemos priorizar una parte sobre la otra, añadió.

Los delegados aquí presentes tienen hoy la oportunidad histórica de cambiar este patrón histórico de toma de decisiones, consideró.

Por eso los aliento a analizar las disposiciones relacionadas con la participación del público en la toma de decisiones ambientales y ello será un paso en el sentido del desarrollo sostenible, dijo.
economiavirtual.com.py