(Sin fines de lucro)

lunes, 15 de agosto de 2016

Obras implementadas permitirán mejorar calidad de vida de los paraguayos

El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Ramón Jiménez Gaona, aseguró que las obras públicas que están siendo implementadas, tendrá un retorno no solo económico sino también en la mejora de la calidad de vida de los paraguayos.

Mencionó que Paraguay es uno de los países más atrasados en cuanto a infraestructura, lo que implica un desafío enorme para su administración, tendencia que según dijo está decidido a cambiar.
“Estamos teniendo un volumen de ejecución de obras que triplica el promedio de los años anteriores, hemos iniciado proyectos desde el 2014 a un ritmo que no tiene precedentes en el Paraguay”, indicó en declaraciones al programa Pulso Urbano, del SNT.
Jiménez Gaona  aseguró que se están haciendo las obras que el país necesita, con la participación de empresas de primer nivel y tecnología de punta.
En ese sentido destacó que las obras públicas que están siendo implementadas, tendrá un retorno no solo económico sino también en la mejora de la calidad de vida de los paraguayos.
“El desafío es muy grande y empieza por el mismo presidente de la República que comprendiendo la importancia del desarrollo de la infraestructura le ha dado una prioridad muy importante y apoyo a la gestión de la cartera de Obras, que se ve reflejado en el apoyo que recibo del ministro de Hacienda”, añadió.
Señaló que las obras impulsadas en el área metropolitana y en el interior del país, son reclamos que la gente viene haciendo desde hace décadas, que se traduce en mejores oportunidades e ingresos.
“Estamos apretando el acelerador pero somos conscientes de que en cinco años no vamos a poder solucionar todos los problemas viales del país, pero si estamos estableciendo un ritmo de trabajo que vaya acorde con el desarrollo del país”, precisó.
Finalmente dijo que la administración actual quiere dejar el 2018 con toda la red asfaltada, con programas tercerizados de reconstrucción y mantenimiento con entre cinco y 10 años, de tal forma a que se pueda ir superando los retrasos viales.