(Sin fines de lucro)

martes, 16 de agosto de 2016

Supervisión de Pensiones tiene por objetivo resguardar los fondos

Las pérdidas de reservas de las cajas previsionales y el riesgo ante la falta de supervisión especializada y profesional de un sector tan delicado como son las
pensiones, motivaron al Poder Ejecutivo a impulsar un Proyecto de Ley que establezca reglas claras y ajustadas a las mejores prácticas internacionales.


En ese sentido, las recomendaciones de los expertos y la evidencia empírica indican que la Superintendencia debe ser una institución con la suficiente independencia de factores externos para velar por el manejo eficiente de los fondos de las Cajas Previsionales y que cuente con las capacidades técnicas e idoneidad necesarias. En ese contexto, el Banco Central del Paraguay es una de las instituciones públicas de mayor credibilidad, profesionalismo e independencia y con experiencia en supervisión.

También es importante señalar porqué el Estado debe controlar la Supervisión Financiera de los fondos de pensiones. Es sencillamente porque cualquier situación de quiebra o insostenibilidad de un fondo previsional, indefectiblemente termina siendo un problema fiscal, es decir deberá ser atendido por el Estado a través de los recursos públicos.

Es importante aclarar que de acuerdo a esta propuesta cada Caja dentro de lo que establecen sus respectivas Cartas Orgánicas o Reglamentaciones decidirá dónde y cómo invertir sus fondos. Lo que la Superintendencia reglamentará son las normas de supervisión financiera y los límites máximos de inversión por instrumentos, previo dictamen de un comité conformado con representantes de las Cajas Previsionales, de manera a garantizar la diversificación de los mismos y disminuir los riesgos.

Finalmente, se debe tener en cuenta que Paraguay es uno de los pocos países en la región que no cuenta con una institución especializada de Supervisión Financiera de los fondos previsionales, y la situación a largo plazo del sistema previsional paraguayo será altamente riesgosa, si no se toma a tiempo las medidas y reformas que hace décadas se ha recomendado.