(Sin fines de lucro)

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Economista valora reducción del gasto corriente en la actual administración

El economista, Amilcar Ferreira, destacó la reducción del gasto corriente en la actual administración, luego de una década en que el pago de salarios se llevaba prácticamente el 90% de las recaudaciones tributarias. “En los últimos tres años, bajo esta administración, eso ha mejorado”, dijo.

En conversación con radio 970 AM, Ferreira señaló que entre el 2003 y 2013 el nivel de gastos para el pago de salarios aumentó en un 15 por ciento anual mientras que el crecimiento de la economía era en promedio del 5 por ciento. Esto que hizo que se llegara a una situación en que el gasto corriente prácticamente “secuestraba” todo los recursos tributarios, explicó.
En la actual administración, del 2013 en adelante, esta situación se viene revirtiendo hasta llegar a una incidencia del 75 por ciento del gasto en salario sobre el nivel de recaudación y con tendencia a seguir bajando, destacó el economista.
“Es importante reconocer que hubo un exceso como país en cuanto al aumento del gasto corriente y que esa situación le pone al Gobierno en una situación de baja intensidad, porque tenía prácticamente todo el presupuesto secuestrado por gastos corrientes, básicamente para pagar salarios, y en esas condiciones, cualquiera sea el gobierno, no tiene ningún margen de maniobras”, explicó Ferreira.
Según el economista, este “secuestro” de los ingresos tributarios justifica de alguna forma la necesidad de endeudamiento externo al que recurrió la actual administración.
Con la reducción de la incidencia del gasto corriente sobre el nivel de recaudación, el Gobierno tiene ahora una mayor capacidad de dotar al país de infraestructura, aspecto en el que hace énfasis el proyecto de presupuesto para el 2017. Sin embargo sigue siendo necesario, según el economista, “hacer énfasis en la necesidad de un ordenamiento, aunque sea paulatino, e ir reduciendo la incidencia del gasto corriente”.
En cuanto al endeudamiento externo, Ferreira señaló que este “no es bueno ni malo en sí mismo” sino que depende del uso que se le de a los recursos obtenidos. Afirmó que el endeudamiento siempre va a ser una vía para poder desarrollar el país, aunque no la única, y que el impacto multiplicador de las inversiones realizadas es de hasta cinco veces de la inversión pública.