(Sin fines de lucro)

jueves, 8 de septiembre de 2016

Existe prudencia en los mercados sobre alza de tasa de interés de EEUU

En la semana anterior se llegó a hablar de que la próxima alza podría ser tan pronto como en la reunión del 20 y 21 de septiembre, a raíz de los comentarios realizados por varios miembros del Comité e incluso de la presidenta Janet Yellen, quien declaró que durante los últimos meses se ha fortalecido el argumento para incrementar la tasa.

Sin embargo, los datos de esta semana no fueron lo suficientemente claros para comprobar que la economía se está acercando a los objetivos de la Fed de empleo total y estabilidad de precios.

Esta falta de claridad en el panorama de la economía de EU se ha visto reflejada en los futuros de la tasa de fondos federales, ya que colocan la probabilidad de un alza en la reunión de septiembre en 30%; pero no descartan un alza este año, ya que para la reunión de diciembre colocan la probabilidad en 60 por ciento.

Al inicio de la semana el reporte de precios de gasto personal de consumo (PCE, por su sigla en inglés) en EU mostró un aumento anual en los precios de 1.6%, significativamente por debajo del objetivo de 2 por ciento.

Este indicador, que es el favorecido por la Fed para fijar su política monetaria, se ha mantenido estable desde marzo de este año. Por otro lado, el ISM manufacturero salió por debajo de lo esperado y se ubicó en 49.4 puntos, inferior al umbral de 50 puntos, lo que indica que el sector manufacturero se encuentra en una clara contracción.

Por último, el reporte de empleo mostró que se crearon 151,000 plazas durante agosto, cuando se esperaba una creación de 180,000.

Estos datos harán que el Comité de la Fed sea cuidadoso, ya que un alza muy rápida podría desincentivar el consumo privado, deprimir la inversión en manufactura aun más y por lo tanto perjudicar la creación de nuevos empleos.