(Sin fines de lucro)

jueves, 22 de septiembre de 2016

Más allá del saldo, viceministro destaca calidad de la inversión extranjera

Si bien el saldo neto de la inversión extranjera directa ha demostrado una disminución del 30% según un reciente informe del Banco Central del Paraguay, la calidad de esta inversión ha generado mucha mano de obra ocupada destacó este jueves el viceministro de Comercio, Oscar Stark.

“Hay que ver que la inversión que se hizo en los últimos tres años es inversión productiva con alta generación de mano de obra, por lo que no hay que ver solamente la cantidad de la inversión sino también la calidad”, dijo Stark en conversación con Radio Nacional del Paraguay.
Explicó que la inversión que se hizo en años anteriores tiene que ver básicamente con el procesamiento de soja pero las inversiones que se hicieron en los últimos tres años son inversiones en empresas que generan muchísima más mano de obra incluso con menor monto de inversión.
El viceministro explicó que la inversión extranjera directa es el saldo neto de las entradas y salidas de inversión extranjera directa y que el saldo negativo del 30% en Paraguay se explica porque las empresas están sacando utilidades hacia sus países de origen para pagar los préstamos tomados para realizar la inversión.
“Obviamente cuando le va bien a las empresas empiezan a sacar dinero y eso es lo que está pasado en estos últimos años. Por otro lado, la situación económica de Brasil afecta a la inversión extranjera directa y Brasil es el segundo inversionista más grande en Paraguay después de Estados Unidos”, dijo.
Stark comparó los tres primeros años del gobierno anterior con los tres primeros años de este gobierno y señaló que se registra un crecimiento de poco más del 25% en la inversión extranjera directa neta.
“Eso se refleja muy claramente en los datos de empleo, de disminución de la pobreza y aumento de la clase media”, dijo, y adelantó que “en los próximos dos años vamos a ver el fruto de la inversiones que se están haciendo en estos tres primeros años de gobierno”.
“Creemos que en los próximos dos años la situación se va a revertir, Brasil está mejorando y las empresas brasileñas van a empezar a reinvertir sus utilidades en vez de llevarlas al Brasil que es lo que están haciendo en este momento”, concluyó.