(Sin fines de lucro)

viernes, 14 de octubre de 2016

El Brent cae más de 14% en las últimas dos semanas

La incertidumbre sobre si se cumplirán los acuerdos concretados el pasado 29 de septiembre en la OPEP pegó a las cotizaciones de los precios internacionales de petróleo.

Ayer, los futuros del referencial Brent cerraron con una baja de 73 centavos o 1.37%, a 52.41 dólares el barril, retrocediendo desde el máximo de un año de 53.14 dólares alcanzado el lunes.

Por su parte, el contrato WTI en Estados Unidos perdió 56 centavos o 1.09%, quedando en 50.79 dólares por barril.

Para la mezcla mexicana se registró una pérdida de 1.13%, quedando todavía en niveles de 42 dólares por barril. En lo que va de octubre el crecimiento del precio ha sido 5.5 por ciento.

Los precios cayeron desde máximos de más de un año, después que la OPEP reveló que busca alcanzar un acuerdo global para recortar la producción por al menos seis meses, en medio de las dudas sobre cuánto podría reducir dicho pacto la sobreoferta.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) explicó en un reporte que no estaba claro cuán rápidamente podría disminuir el suministro global de petróleo, en línea con la demanda, incluso si Rusia se sumara a un pacto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para recortar los niveles de bombeo y aliviar el exceso de oferta.

Prematuro
“En realidad, consideramos que un acuerdo para reducir la producción, aunque es cada vez más probable, sigue siendo prematuro en vista de la elevada incertidumbre en el 2017 y podría ser contraproducente si buscara alcanzar precios más altos de manera sostenible”, declararon analistas de Goldman Sachs.

El crudo ha subido más de 14% en dos semanas después que la OPEP propuso su primera reducción al bombeo en ocho años, aun así, los precios siguen cotizando a alrededor de la mitad de los máximos por sobre los 100 dólares por barril alcanzados a mediados del 2014.

Igor Sechin, el ejecutivo más influyente de Rusia y jefe de la estatal petrolera Rosneft, dijo que la compañía no recortará ni congelará su producción como parte de un eventual acuerdo con la OPEP.