(Sin fines de lucro)

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Gobierno mantiene política fiscal con mayor inversión y menor gasto salarial

Al mes de octubre de 2016, se tiene un déficit fiscal acumulado de 1.357 mil millones de guaraníes (0,9% del PIB), con un resultado acumulado en los últimos doce meses ajustado al límite establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal (1,5% del PIB). 

La leve suba del déficit fiscal se debe a la desaceleración de los ingresos tributarios y al elevado crecimiento de la inversión pública.

A pesar de todo, Paraguay mantiene el menor déficit fiscal de la región al mes de octubre, explicado en su totalidad por la inversión que crece al 27% en el acumulado a octubre de 2016.

Los ingresos se desaceleraron levemente, con un crecimiento acumulado del 8% de los ingresos totales y del 6,2% nominal de los ingresos tributarios. Esto último obedece a factores atípicos, como el mayor pago de tributos con créditos tributarios en el caso de la recaudación de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) y la menor cantidad de días hábiles en octubre, lo que afectó negativamente a la recaudación de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA).

El gasto público crece a una tasa inferior a los años anteriores (3,7%), con la mitad (50%) del incremento concentrado en la inversión. El gasto salarial crece a una tasa marginal del 0,1% nominal, mientras que en términos reales hay una caída del 3,8%, lo que permite ir generando gradualmente mayor espacio fiscal para el aumento de la inversión física y social.


Asimismo, se mantiene la tendencia decreciente en la relación de gasto salarial/ingresos tributarios, donde de cada G. 100 que se recauda G. 69 se utilizan para el pago de salarios. 

Comparando el desempeño de las finanzas públicas en la región, se puede ver que el Paraguay es el país con el mayor ajuste del gasto salarial y el mayor crecimiento de la inversión pública.

Por lo tanto, se mantiene una política fiscal con un ajuste racional, que fomenta la infraestructura y reduce gastos operativos, lo cual configura un perfil contra-cíclico que sostiene el crecimiento de la economía.