(Sin fines de lucro)

lunes, 14 de noviembre de 2016

Maquiladoras se instalaron con USD 26 millones invertidos en el 2016

Unas 16 propuestas de inversiones privadas, por un total de 26.222.646 dólares, fueron aprobadas por el Ministerio de Hacienda en lo que va de este año 2016 bajo la Ley 1064/97 “De la Industria Maquiladora”.

Con los beneficios otorgados por esta norma legal, esta Secretaría de Estado apoya la puesta en marcha y desarrollo de emprendimientos industriales y comerciales con capitales privados en Paraguay.
Entre los rubros de inversión más destacados que fueron autorizados la fabricación de embalajes plásticos en bobinas de polietileno y compuestos de polietileno por 6.652.889 dólares, la fabricación de luminarias LED y sus partes por 3.185.599 dólares, la fabricación de alfombra de césped sintético artificial por 3.239.957 dólares, entre otros.
El informe de Hacienda destaca que el régimen de Maquila, junto con otras ventajas comparativas, ofrece al inversionista condiciones inmejorables relacionadas a menores costos tributarios y productivos, los que convierten al Paraguay en aliado estratégico para la producción y participación en el comercio internacional.
La operación bajo el régimen de Maquila incluye el ingreso temporal de materias primas, insumos, partes y componentes para su procesamiento y posterior exportación, con suspensión del pago de aranceles e impuestos. También el ingreso temporal de maquinarias y equipamientos vinculados a la actividad maquiladora, con suspensión del pago de aranceles e impuestos por el período que establezca el contrato.
Igualmente implica la provisión nacional de bienes y servicios como complemento para la producción maquiladora y la posibilidad de subcontratación de otras empresas nacionales (submaquiladoras) para procesos parciales o complementarios, extendiendo a estas el tratamiento tributario específico.
Además, habilita miles puestos de trabajo para connacionales lo que obliga a las maquiladoras a cumplir con el rigor legal vigente que se aplica en vínculo empleador y empleado, y en consecuencia, coopera con el proceso de formalización de la economía.