(Sin fines de lucro)

martes, 29 de noviembre de 2016

Paraguay logró incrementar seguridad de sus vuelos, asegura titular de Dinac

El titular de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac), Luis Aguirre, recordó que una de las primeras órdenes del presidente, Horacio Cartes, fue la de realizar la revisión de las exigencias sobre seguridad operacional. En cuanto a esos parámetros, en el 2009 Paraguay solo reunía el 49 % de cumplimiento, a la fecha completa el 74 %.

La responsable de certificar el nivel de seguridad operacional, entre otras exigencias, es la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que en base a ocho ítems de cumplimiento obligatorio, habilita a Paraguay como un país con seguridad operacional.
Además, la OACI se encarga de realizar auditoría constante del cumplimiento de esas exigencias, y extiende sus dominios hasta la propia certificación de los pilotos y de las instituciones o empresas que prestan los servicios de vuelos, en revisiones que llevan seis meses de duración.
En lo que respecta a Paraguay, fueron 18 meses los invertidos por la actual administración de la Dinac en el proceso de revisión de la certificación que implicó reformas sustanciales para que la OACI eleve el estatus de Paraguay ubicando al servicio de aeronáutica del país entre uno de los más seguros de la región.
“Si hay algo que es específico de OACI es su reglamento, o tenes o no tenes, o es blanco o es negro, no hay áreas grises, sí tenemos esto estamos preparando, no hay eso, seguridad operacional al final significa lo que es vida humana”, dijo el presidente de la Dinac.
OACI no solo reconoció las reformas de Paraguay en cuanto a la seguridad operacional, sino que también al protocolo de rigurosidad en los controles para evitar irregularidades, ilícitos, o crímenes conexos a los vuelos, como terrorismo, narcotráfico, entre otros.
En esos ítems, en la última evaluación del año 2009 Paraguay contaba con un nivel del 22 %, y luego de las reformas, OACI realizó la revisión correspondiente y elevó la calificación de Paraguay al 77 % en cuanto a su sistema de seguridad para abortar actividades ilícitas conexas a los vuelos.
En cuanto a los vuelos chárter, Aguirre comentó que se aplican las mismas exigencias que son aplicadas a las empresas con licencia y que tienen vuelos regulares, y en ese sentido, comentó que Paraguay trabaja coordinadamente con otros países para validar las licencias.
“No son aislados con respecto al día a día, porque esos trabajos con respecto al tema de ajustes y para tener ese tipo de revisión han sido ajustes que se han hecho institucionalmente, o sea, en la línea operativa, porque cuando vienen los auditores entran a trabajar a ver cómo se está trabajando, no es un tema de papales nomás”, precisó Aguirre.
En el caso específico del siniestrado vuelo que transportaba a la delegación del club Chapecoense, se trataba de una nave boliviana con matrícula CP, correspondiente a ese país, y es así que las entidades oficiales bolivianas aplican las exigencias de OACI para obtener el permiso de vuelo y ser reconocido transfrontera.
“Este avión había solicitado a última hora pasar a la vuelta, viniendo de Colombia, por Brasil y no le autorizaron. Allí solicitaron bajar en Guaraní (Minga Guazú), porque estas personas eran todas de Santa Catarina, porque Brasil no le autorizaba, es un problema de esos, entonces es muy estricto, todo el sistema es muy estricto”, comentó Aguirre.
Por último, detalló sobre el proceso de fortalecimiento institucional que se tiene en la Dinac de manera a ejercer efectivamente la función de autoridad aeronáutica, y sobre el punto se logró que se cuente con acompañamiento constante de OACI, que inclusive habilitó una sede en Paraguay de manera a incrementar la seguridad en gestiones aeroportuarias.

www.ip.gov.py