(Sin fines de lucro)

lunes, 21 de noviembre de 2016

Se reitera necesidad de contar con préstamo para seguir con ritmo de ejecución de obras

Julio Mendoza, de la Cámara Paraguaya de la Vivienda e Infraestructura (Capavi), reiteró que la única forma para continuar con el ritmo de ejecución de obras en el país, es mediante el préstamo del 200 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En sesión ordinaria, el 13 de octubre pasado los senadores rechazaron el crédito de USD 200 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que pretendía ser destinado a obras de infraestructura. No obstante el 3 de noviembre pasado, el Poder Ejecutivo envió nuevamente el pedido al Congreso Nacional.
“El préstamo del BID de libre disponibilidad se presentó en el Senado, consideraron que estaba mal presentado, se volvió a presentar, consideramos que se presentó bien, cuando nos reunimos con el presidente del Senado Robert Acevedo y la senadora Desiré Masi, ellos señalaron que si precisaba en que obras se iban a utilizar, y se cumplió con ellos, prometieron que en 8 días liberarían el crédito”, indicó Mendoza en declaraciones al programa La Lupa, de Telefuturo.
Aseguró que el crédito servirá para pagar las obras que están siendo ejecutadas actualmente, señalando que las empresas ya han invertido en las obras y que en caso de que no se apruebe unas 40.000 personas se verán afectadas directamente, “además de sus familias, los proveedores, estamos hablando de alrededor de 150 mil personas”, precisó.
“Los bancos cuando escuchan que no se va a poder pagar te cortan la línea de crédito, cae el proveedor de asfalto, de cemento, esto es una masacre de fin de año. Los políticos tienen que mirar bien si están reventando a al Gobierno o a la gente”, explicó.
Asimismo refirió que “está bien la duda y la fiscalización, yo creo en la democracia, controlen y vean por la ruta, y que denuncien que está bien. El mejor control es el ciudadano, en cualquier parte del mundo.
Para el MOPC es fundamental contar con los fondos del BID, para el pago de los certificados de obras correspondientes a los meses de noviembre y diciembre, de unos 100 millones de dólares, y en enero y febrero de otros 100 millones de dólares, para utilizar todos los fondos disponibles del préstamo.