(Sin fines de lucro)

viernes, 16 de diciembre de 2016

Brasil anuncia plan para estimular la economía y el empleo

El presidente de Brasil, Michel Temer, anunció  medidas para estimular la actividad económica y combatir el desempleo, en medio de una profunda recesión y escándalos de corrupción que amenazan a miembros de su gobierno.


"Son medidas para aumentar la productividad del país y en consecuencia combatir el desempleo", afirmó Temer en una conferencia de prensa en Brasilia junto a su ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, y a los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados.

Las medidas incluyen la regularización de deudas tributarias de empresas y personas, incentivo al crédito inmobiliario, facilidades de crédito para pequeñas y medianas empresas, así como una eventual reducción de intereses en el pago de tarjetas de crédito -sujeta a estudio del Banco Central-.

Temer prometió asimismo una "desburocratización" del proceso para pagar impuestos, que en Brasil consume a las empresas un "tiempo excesivo" debido al papeleo, afirmó el presidente.

Estos anuncios para impulsar la actividad llegan luego de que el Congreso aprobó una congelación del gasto público durante 20 años, una de las impopulares medidas del plan de austeridad trazado por Temer.

El presupuesto del 2017, aprobado este jueves por el Congreso, ya toma en cuenta esta nueva norma -que limita el aumento del presupuesto de cada año al índice de la inflación del año anterior-, excepto para las delicadas áreas de salud y educación. En ellas, el techo entrará en vigor sólo a partir de 2018.

En las cuentas de 2017 el gobierno prevé un déficit primario 139,000 millones de reales (40,500 millones de dólares), equivalente al 2.04% del PIB.

Al techo del gasto público le seguirá una polémica reforma del plan de jubilaciones, que prevé un aumento de la edad mínima de retiro. Esta medida, resistida por los sindicatos, podría enfrentar una mayor resistencia en el Congreso y despertar el descontento popular.

El desempleo afecta en Brasil a casi 12 millones de personas, 11.8% de la población activa.

Después de caer 3.8% en el 2015, el PIB de Brasil se contraerá 3.5% en el 2016 y registrará un crecimiento de 1% en el 2017, según proyecciones del gobierno.

Temer, que asumió el poder en agosto tras el impeachment de la izquierdista Dilma Rousseff, está cercado por dificultades económicas y también por el escándalo de corrupción en Petrobras.

Nuevas revelaciones hechas por ejecutivos de la constructora Odebrecht, altamente involucrada en el caso, se han filtrado a la prensa esta semana y amenazan a decenas de legisladores en ejercicio, a ministros de gobierno y al propio Temer, acusado de pedir donaciones ilegales para financiar campañas electorales de su partido.

economiavirtual.com.py