(Sin fines de lucro)

miércoles, 14 de diciembre de 2016

CAF da préstamo de USD 150 millones para mejorar sistema eléctrico nacional

Un préstamo de 150 millones de dólares para financiar obras de ampliación, mejoras y refuerzos de las redes eléctricas de transmisión y distribución de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), fue aprobado ayer por el Directorio del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), que se reunió en Bogotá, Colombia, con la participación del ministro de Hacienda, Santiago Peña Palacios.

La operación, que contempla un plazo de 4 años para la ejecución de las obras, permitirá incrementar la capacidad de transmisión y la eficiencia por medio de la reducción de pérdidas, que a su vez posibilitará atender el crecimiento de la demanda y mejorar la calidad y la confiabilidad del servicio de energía eléctrica.

La ANDE, el Ministerio de Hacienda y la Corporación Andina de Fomento han venido trabajando en la obtención del financiamiento para proyectos que estarán orientados a incrementar la capacidad de transformación y transmisión del sistema eléctrico que abastece el área metropolitana de Asunción, y a los departamentos de Caaguazú y Alto Paraná, identificadas como zonas que presentan un alto potencial de desarrollo, al tiempo de disminuir el índice de fallas e interrupciones en el suministro de energía eléctrica en el sistema de distribución del área metropolitana.

Cabe destacar, que la energía eléctrica es un elemento estratégico de la economía y su provisión segura es esencial para el funcionamiento de cualquier país. Es por eso, que las posibles limitaciones en la cobertura y la calidad del servicio de energía eléctrica representan, a largo plazo, un obstáculo para el desarrollo tecnológico, para el crecimiento económico y, en última instancia, para el mejoramiento del bienestar de la población.

El sistema de transformación eléctrica actual presenta altos niveles de carga, lo cual ocasiona considerables pérdidas eléctricas y limitaciones para atender el crecimiento de la demanda La baja calidad del servicio eléctrico, que genera daños en la producción, incrementos de costos y de pérdidas de energía, se traducen en sobrecostos lo que impacta en la competitividad en general de la economía.