(Sin fines de lucro)

viernes, 9 de diciembre de 2016

El Dakar 2017 será más físico que en las ediciones anteriores

La prueba, en su 39ª edición, unirá tres capitales, que son Asunción, La Paz y Buenos Aires, en un extenuante trazado de casi 9.000 kilómetros y que son 4 mil de carrera pura. 

La novena edición del Rally Dakar en la región, que unirá Paraguay, Bolivia y Argentina y se largará el próximo 2 de enero en Asunción para terminar el 14 en Buenos Aires, será el “más extremo de su historia sudamericana”, según anticiparon sus directores, el francés Etienne Lavigne y el catalán Marc Coma, durante la presentación oficial.
La competencia, que cumplirá su 39 edición, unirá tres capitales (Asunción, La Paz y Buenos Aires), en un extenuante trazado de casi 9.000 kilómetros (4.000 de carrera pura) en el que los pilotos deberán sortear condiciones extremas, con temperaturas superiores a los 40 grados con alto porcentaje de humedad o bajo cero en Bolivia, y sobrellevarán más de 4.800 metros de altura durante seis días, entre las exigencias más salientes.
“El Dakar es un desafío mecánico, de resistencia que no dejará de sorprender a los competidores. Los tres países nos regalarán dificultades y momentos extremos”, aseguró Lavigne, quien en diálogo con Télam recalcó que éste será un rally “físico”.
La nueva edición del rally será la primera en unir tres capitales, marcará el debut de dos de ellas, será la novena consecutiva en Argentina, único país que lo albergó todos los años desde su desembarco en Sudamérica tras dejar África, y marcará el ingreso de Chaco y Formosa, dos de las 13 provincias argentinas que cruzará la competencia.
Paraguay hace su ingreso al Dakar tras una larga espera tras la negativa de Chile por segundo año seguido y de la imposibilidad de la organizadora ASO de iniciar negociaciones con el nuevo gobierno peruano.
La inclusión de Paraguay, Chaco y Formosa reforzó la dificultad física de este Dakar, que por segunda vez es su historia no tendrá entre sus escenarios un desierto propiamente dicho, aunque no faltarán la arena ni las dunas.