(Sin fines de lucro)

jueves, 1 de diciembre de 2016

Presidente ordenó reducir inequidades del IRP

El Presidente de la República, Horacio Cartes, brindó instrucciones de dar cumplimiento a la esencia del Impuesto a la Renta Personal (IRP) en el sentido de que “el que más gana debe pagar más”, conforme a lo que la propia Ley ha establecido inicialmente, pero que a través de reglamentaciones se ha dado lugar a perforaciones que permiten hoy grandes inequidades. 

Así lo informó la viceministra de Tributación, Marta González Ayala, luego de una reunión mantenida con el presidente Horacio Cartes, de la que también participó el ministro de Hacienda, Santiago Peña Palacios, y la viceministra de Economía, Lea Giménez.

La viceministra de Tributación señaló que actualmente por perforaciones que se fueron realizando a la normativa legal, personas que ganan G. 100.000 millones en el año, pagan cero en concepto de IRP.

De esta manera, apelando a mecanismos de deducciones, a través de decretos reglamentarios dictados durante gobiernos anteriores, se ha dado lugar a perforaciones lo que permite que personas que ganan montos multimillonarios evitan pagar el tributo.

Por tanto, la orden del Presidente de la República es que inmediatamente sea presentado un proyecto de decreto que será firmado en los próximos días para corregir estas inequidades dentro de lo que la Ley establece. Más adelante se estaría analizando un proyecto de Ley para reducir aún más estas inequidades porque justamente hoy el que más gana no paga y el que menos gana contribuye con el IRP.

Cabe recordar que la liquidación y el pago del IRP se deben realizar sobre los ingresos totales percibidos (salarios, remuneraciones extraordinarias y adicionales, bonificaciones, jornales, sobresueldos, viáticos, honorarios, comisiones, premios, entre otros). El aguinaldo es una renta no alcanzada, pero igual debe ser declarado. De los ingresos se deben deducir los gastos efectivamente pagados, los que deben estar respaldados con comprobantes de ventas válidos y expedidos a nombre del contribuyente.

Pueden ser deducidos los pagos relativos a educación, salud, vestimenta, alimentación y vivienda, entre otros. La tasa del impuesto es del 10% para aquellos contribuyentes cuyos ingresos superan 120 salarios mínimos anuales, y del 8% para los que tienen ingresos inferiores a la mencionada cuantía.