(Sin fines de lucro)

martes, 21 de marzo de 2017

La mano de obra paraguaya es la mejor del mundo, califica Ibarra

Joven y calificada. Esas son las principales cualidades que saltan a relucir cuando se habla de la fuerza laboral nacional. Pero el empresario español y presidente de la Eurocámara, Ignacio Ibarra, fue aún más allá, al afirmar en pleno Foro de Inversiones Paraguay Europa, que la mano de obra paraguaya es la mejor de mundo, a juzgar por la cantidad de países, donde le tocó desempeñarse al frente de organizaciones.

El empresario español desembarcó en este país, como presidente de la industria de autopartes Fujikura Paraguay, que opera en Ciudad del Este y que ha sido una de las primeras en emplear a madres solteras e incluso a ex convictos. Desde su llegada a la tierra guaraní, Ibarra viene destacando la calidad de la mano de obra local, por el desempeño que tiene.

Según sus comparaciones, “la rotación de personal es solo del 0,6% en la industria local, mientras que en la filial europea es del 2,2%; y el índice de ausentismo en Paraguay es de 1,7%, en tanto que en la sede europea es del 4,1%”.

Ibarra inició su presentación sobre Paraguay, destacando el crecimiento del país del 24%, que lo sitúa como el segundo de mayor desarrollo entre los países de Latinoamérica, después de Panamá, que alcanzó un crecimiento del 33%, y por encima de Perú, 21%. Estas cifras se distinguen frente al 5,1% de incremento que tuvo el resto de los países de América Latina, salvo los de la región que tuvieron crecimiento negativo.

En ese contexto, el presidente de la Eurocámara critica la postura de la prensa subjetiva, que cuestiona la situación del país. “Yo veo datos objetivos y escucho otra cosa”, lamenta Ibarra, al afirmar que Paraguay está transitando por el camino correcto de la eficiencia y la eficacia, apostando por la educación de los jóvenes y los profesores, por la transferencia de conocimiento, por el desarrollo de su infraestructura.

En otro momento de su presentación, el empresario alentó a sus pares europeos a invertir en el país, porque, según expresa, no se van a arrepentir. Este país tiene las condiciones para que las inversiones fructifiquen y sean felices, enfatiza.
“Señores extranjeros vengan a invertir en Paraguay. Invirtiendo en Paraguay serán felices, porque van a estar en un país tranquilo, con mano de obra joven, la mejor del mundo, en mi opinión, y yo estuve solo en 14 países. Tenemos una posición geoestratégica, la mejor del mundo para vender a casi 300 millones de consumidores. Venid a ser felices”, anima a sus pares.
“Y a los empresarios paraguayos, les digo no practiquen eso de guardar, guardar y guardar o mandar, mandar y mandar, porque la avaricia rompe el saco. Apostad por Paraguay y no os equivocaréis”, puntualiza.