(Sin fines de lucro)

viernes, 31 de marzo de 2017

Lograr un crecimiento económico vigoroso, inclusivo y conectado al mundo es la meta del Paraguay

Un crecimiento económico vigoroso e inclusivo y totalmente conectado al mundo, es el desafío al que apunta Paraguay para 2030, según resaltó el ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite, durante la presentación de la marca país, en la sede del Comité Olímpico Paraguayo.

“Para el 2030 queremos ser un país con crecimiento económico vigoroso con inclusión, que todos puedan participar de la bonanza, totalmente conectado con el mundo”, destacó el ministro Leite.
Señaló que para eso Paraguay debe trabajar en un desarrollo económico social que se enfoque en la provisión de alimentos para el mundo con alto valor agregado y lo más cercano a la pequeña finca familiar para aprovechar su potencial agroecológico.
“Queremos ser la fábrica de la región, hemos construido un ambiente súper competitivo basado en cuatro elementos fundamentales que son la energía, la productividad de la mano de obra, impuesto y régimen laboral”, dijo. Los puntos destacados anteriormente, añadió, hacen de Paraguay un país competitivo que está empezando a asumir su rol en el centro.
Asimismo destacó las inversiones que está realizando el país en materia de infraestructura, “haciendo que los océanos se conecten con Paraguay”. “No es descabellado pensar que dentro de cinco años el camino más corto construido entre San Pablo y Antofagasta va a pasar por Paraguay, y eso es una gran ventaja para todos”, afirmó.
En cuanto a las acciones en el campo social, para reducción de las desigualdades internas, el secretario de Estado aseguró que en los últimos años se redujo el índice  de pobreza extrema, el desempleo y subempleo en Paraguay.
Además, dijo que más paraguayos han tenido acceso a una vivienda digna y las ayudas dirigida a adultos mayores en situación de vulnerabilidad, durante el gobierno actual. Mencionó también el incremento de la cobertura en salud y del programa de ayuda con corresponsabilidad Tekoporã, de la Secretaria de Acción Social (SAS).