(Sin fines de lucro)

viernes, 21 de abril de 2017

30 millones de jóvenes en la región no tienen empleo

El informe Perspectivas Económicas de América Latina 2017: Juventud, Competencias y Emprendimiento” fue presentado el martes 28 de marzo en la Secretaría Técnica de Planificación del Desarrollo Económico y Social (STP) en el marco de los proyectos e iniciativas de acercamiento a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El estudio incluye un panorama macroeconómico regional, un análisis sobre los temas de Juventud y Emprendimiento, así como una Nota País comparativa de los países miembros del Centro de Desarrollo del que Paraguay ahora es miembro. El documento fue elaborado conjuntamente por el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

El informe resalta que la prolongada desaceleración económica de la región podría poner en peligro el progreso socioeconómico del continente. Siete millones de latinoamericanos cayeron en la pobreza en 2015, y entre 25 y 30 millones de latinoamericanos vulnerables correrán el mismo riesgo durante los próximos dos años. Aunque estos resultados no están desvinculados del entorno económico mundial, también poseen su propio contexto país y su dinámica regional.

Señala ademas, cómo las condiciones sociales, étnicas, de género y geográficas ejercen gran influencia en la trayectoria profesional de las personas. Casi 30 millones de jóvenes de la región de ALC no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación. Ellos representan el 21% de los jóvenes de la región, en comparación con el 15% en los países de la OCDE. Otro 19% de los jóvenes trabajan en empleos informales. Las mujeres se ven particularmente perjudicadas, pues representan el 76% de quienes no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación, en parte porque se dedican a tareas en el hogar no remuneradas.

Al menos 6 de cada 10 jóvenes que viven en hogares pobres no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación o trabajan en el sector informal de la economía, y 4 de cada 10 jóvenes que viven en hogares vulnerables de clase media no tienen empleo, no estudian, ni reciben capacitación o están en el empleo informal. Esto contrasta con el caso de los hogares de clase media, en los que sólo 2 de cada 10 jóvenes se encuentran en esta situación.

Aunque la educación en ALC ha mejorado significativamente en la última década, pocos estudiantes reciben suficiente educación como para desarrollar plenamente su potencial productivo. Dos de cada tres jóvenes latinoamericanos no están preparados para trabajos que requieren competencias técnicas, profesionales y de gestión complejas.

En este contexto, un 26% de los jóvenes emprendedores deciden emprender por necesidad, al no tener mejores opciones de trabajo, en comparación con un 16% en los países de la OCDE. Las barreras al emprendimiento son, en promedio, un 59% más elevadas en la región de ALC que en la OCDE. La integración de los jóvenes emprendedores de ALC en las cadenas globales de valor (CGVs) es aún limitada. Además, los emprendedores jóvenes enfrentan dificultades, incluso más que los adultos, para acceder a financiamiento, desarrollar capacidades gerenciales, participar de redes empresariales, acceder a nuevos mercados y superar barreras regulatorias.
 
Para ampliar esta información sobre el informe Perspectivas Económicas de América Latina 2017 se puede ingresar al siguiente enlace: www.latameconomy.org/es. Los periodistas que deseen solicitar un ejemplar del informe pueden hacerlo enviando un correo electrónico a: bochra.kriout@oecd.org.

economiavirtual.com.py