(Sin fines de lucro)

jueves, 27 de abril de 2017

Banco Mundial resalta fortaleza de la política fiscal de Paraguay

El Banco Mundial (BM), en el informe denominado “Contra viento y marea: Política fiscal en América Latina y el Caribe en una perspectiva histórica”, presentado recientemente en Washington D.C., Estados Unidos, analiza la Política Fiscal en América Latina y el Caribe (ALC) y destaca especialmente la fortaleza de la política fiscal del Paraguay.

El informe ubica a Paraguay entre uno de los pocos países de la región además de Chile, Colombia, Guatemala, México y Perú, que tuvo un cambio en su orientación fiscal, pasando de una política pro-cíclica a una contra-cíclica en la última década. Las políticas contra-cíclicas significan que el Estado gasta más recursos en momentos de desaceleración económica y al revés cuando la economía está en expansión.

En este sentido, resalta que a pesar del escenario regional adverso la solidez de las políticas macroeconómicas ha permitido a Paraguay mantener un crecimiento económico destacable, uno de los más altos de la región (4,8%) en el periodo 2011-2016, con una balanza comercial positiva, una moneda estable y uno de los más bajos niveles de inflación en la región (3,9% en 2016).

El BM además refiere que los años anteriores de menor crecimiento se caracterizaron por un considerable deterioro de las cuentas fiscales, donde 29 de 32 economías de la región tuvieron déficit fiscal en 2016 con un promedio para el Cono Sur de 5,2% del PIB y cuyo resultado fue el incremento de la deuda, la cual alcanzó un promedio del 50% del PIB.

Si bien la previsión de crecimiento para 2016 sigue siendo baja, el Informe señala que la situación se tornaría más difícil para el grupo de países con políticas pro-cíclicas. En este caso particular, las políticas pro-cíclicas se refieren a reducciones de inversiones públicas y transferencias justo en momentos cuando la economía no va bien, empeorando así la situación. Desde una perspectiva más amplia, el informe ubica a Paraguay en el grupo de países con políticas contra-cíclicas en los últimos diez años (2007-2016), con un nivel de déficit fiscal en línea con la Ley de Responsabilidad Fiscal y una deuda pública baja, siendo una las economías más sólidas para afrontar para afrontar eventuales shocks económicos adversos.