(Sin fines de lucro)

lunes, 10 de abril de 2017

El FMI alerta sobre riesgos para emergentes por tasas reales bajas

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que los países emergentes deben estar preparados para lidiar con un periodo de menor crecimiento de las economías avanzadas, tasas reales bajas, endurecimiento de las condiciones del mercado y un comercio desacelerado.

Este contexto podría impactar en un primer momento la operación de los bancos privados, que tendrán que lidiar con un panorama de negocios vinculado a la dinámica económica de sus países de origen, y también al mercado de acogida donde operan.

Al interior de los primeros dos capítulos liberados del informe semestral Global 
Financial Stability Report, enfatiza que “pese a las señales de aumento en los rendimientos de largo plazo en Estados Unidos no se pueden tomar como una garantía de que se trata de una salida inminente y consistente de la política expansiva”.

El fondo se apoya en la experiencia de Japón y su largo periodo de tasas reales bajas e incluso negativas, que llevan más de dos décadas, así como del efecto que han tenido en sus bancos para enfatizar que el proceso de normalización de réditos de economías avanzadas suele tomarse un tiempo considerable.

En el capítulo dos, dedicado al “Bajo crecimiento, bajas tasas de interés y la intermediación financiera”, explica que el impacto de este escenario para el sector financiero será “considerable”.

“A largo plazo, este escenario provocaría cambios significativos en los modelos de negocio de bancos, aseguradoras y fondos de pensiones, así como en los productos ofrecidos por el sector financiero”, detalla.

“Los bancos más pequeños y menos diversificados que suelen financiarse con depósitos serían los más afectados, lo que podría aumentar la presión para consolidarse”, enfatiza.

El esfuerzo de los supervisores y autoridades debe dirigirse a “limitar la asunción de riesgos excesivos y evitar un empeoramiento del problema en los bancos sistémicos; es decir, aquellos cuyo deterioro arrastraría al sistema completo”.

El organismo ya venía advirtiendo desde el 2015 que, lejos de consumir e invertir aprovechando las tasas bajas, los agentes financieros cambiaron sus planes de compra e inversión. Enfatizaron que los bancos europeos fueron los primeros en arrojar pérdidas asociadas a tasas negativas y una lenta dinámica económica con su consecuente impacto en la generación de empleos.

Sin atender envejecimiento
Un factor determinante del deterioro para el negocio del sector financiero es el aumento de la proporción de población fuera del mercado laboral, por su edad, consigna.

La limitada atención que se ha dado a las políticas públicas para encauzar el impacto del envejecimiento de la población en la actividad económica también es un punto de vulnerabilidad para el negocio.

Este tema del impacto económico del envejecimiento de la población será medular en las reuniones de primavera del FMI y del Banco Mundial, que inician el 21 de abril.
Fuente: eleconomista.mx