(Sin fines de lucro)

jueves, 20 de abril de 2017

El FMI pronostica lento crecimiento para América Latina mientras que Paraguay tendrá un 3,3%

América Latina y el Caribe experimentarán una recuperación económica más débil de lo esperado en octubre, con un crecimiento de 1,1% en el 2017, y de 2% en el 2018, pronosticó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Estas previsiones incorporan un recorte de medio punto porcentual y 0,2 décimas de punto, para este y el año entrante, respectivamente, sobre las expectativas del organismo.

Al interior del Panorama Económico Mundial (WEO, por su sigla en inglés), el Fondo evidencia que las economías de la región con mejor desempeño este año serán Bolivia, con una expansión estimada en 4%, seguida de Perú, con un Producto Interno Bruto (PIB) de 3,5%, y Paraguay, que registrará un crecimiento de 3,3 por ciento.

Entre las mayores economías de la región, Argentina resultará la más dinámica, con una perspectiva de 2,2% para el 2017, seguida de México y Brasil, que apenas lograría salir de una recesión de dos años para registrar 0,2% de aumento en su PIB.

De cara al año entrante, la previsión para los gigantes latinoamericanos es de 1,7% para Brasil; 2,3% para Argentina y 2% para México.

No obstante, matiza que el hecho de que México, “una de las economías más grandes de la región”, se haya debilitado está incidiendo en la perspectiva regional.

Commodities, al alza
El organismo destaca que las perspectivas de crecimiento en América Latina varían sustancialmente según el país. Así, observa que la mayor parte de los exportadores de materias primas estarían respaldados por la recuperación de los precios de éstas, así como los fundamentos internos que continuarán desempeñando un papel determinante en las perspectivas de algunos países más grandes.

Los expertos del Fondo actualizaron en el reporte sus expectativas de precios internacionales de algunos commodities. Los que tienen mayor impacto entre los emergentes de América Latina son los precios del petróleo y metales.

De acuerdo con el organismo, los precios del petróleo subirán a un promedio de 55 dólares por barril en el 2017 y el 2018, una estimación mayor respecto del promedio de 43 dólares por barril que se comerció en el 2016.

Mientras, los precios de las materias primas no combustibles, en particular los metales, serán, en promedio, más altos en el 2017 que en el 2016, como resultado del sustancial gasto en infraestructura en China, las expectativas de expansión fiscal en Estados Unidos y un repunte general de la demanda mundial.

Economía de EEUU avanza
Entre las economías avanzadas, destaca el caso de Estados Unidos, para quien prevén una expansión de 2,3 y 2.5% para este y el próximo año, respectivamente.

Estos pronósticos representan un aumento acumulado de 1,2 puntos porcentuales respecto de las previsiones de octubre del 2016, con lo que se mitiga el efecto Trump.

El organismo evidencia que esta recuperación esperada es cíclica por la acumulación de existencias, el sólido aumento del consumo y la distensión prevista de la política fiscal. Así, advierte que el crecimiento de más largo plazo para Estados Unidos es mucho más moderado.