(Sin fines de lucro)

viernes, 26 de mayo de 2017

“Hay que llegar a un acuerdo razonable con el gobierno”

La homologación por pieza de los aparatos celulares vuelve mucho mas lento el proceso de importación por lo que consideran que se debe buscar una salida el tema planteado, buscando un formula razonable tanto para el gobierno como para los importadores.


Refieren que se debe diferenciar lo destinado al mercado interno y el de frontera.  “Si van a homologar celulares para la reexportación hay que tener cuidado con eso. Cuanto tiempo llevaría por ejemplo revisar pieza por pieza un embarque de por ejemplo 30 mil celulares, a eso hay que buscarle una mecánica diferente”,  refirió Juan Armando Santamaría, presidente del grupo de trabajo empresarial de Ciudad del Este, Fedecamaras al señalar  que “hay que llegar a un acuerdo razonable con el gobierno”.

Considera que el proceso de importación para mercaderías destinadas a las fronteras no puede haber demora porque la competencia se grande.  Dijo que  es momento que los empresarios y Conatel se reúnan y se pongan de acuerdo para que no perjudique el mercado de las fronteras, que no hace más que vender a otros países.

“No es solo Paraguay el que le vende celulares al Brasil, está Chile y Argentina, entonces hay  que competir. Un mercado volátil, como es el de las fronteras, tienes que vender ya, y como siempre digo tienes el desarrollo tecnológico de tras de ti, empujándote. Esperamos realmente que existan conversaciones. Espero que los empresarios reunidos con CONATEL a través de los gremios, podamos alcanzar un punto de equilibrio de manera que las cosas se hagan sin perjudicar el comercio de los celulares”.

Santamaría aseguró que hay preocupación de los comerciantes en cuanto a esto, cree que es justificable, y que justifica  una conversación para resolver  el tema.  “Lo que corresponde es revisar la reglamentación y prepararse para cumplir lo que se pueda. Alguna cosa se tiene que hacer, de lo contrario cuando  tiempo va a llevar revisar un embarque de 30 mil celulares, porque se tiene que ver uno a uno, verificar el número de serie y ver si realmente es lo que dice en la factura”.

“PREOCUPACIÓN JUSTA”

Reconoció que lo que plantean no es tan sencillo, pero no imposible de manejar. Insiste en que hay que buscarle una salida, que como gremio  en este momento no la tiene. “Estamos trabajando, revisando las homologaciones que se hacen en otros países, para tratar de buscar y presentar una cuestión que sea razonable. Esperamos que Conatel, suponemos nosotros es también una organización razonable, comprenda que la preocupación es justa”.

Mencionó que el mercado de vender a los turistas que vienen a la ciudad, no es sencillo, que hay competencia, por lo que  el producto tiene que moverse rápido. “A mi me gustaría realmente que el MIC como Conatel sean razonable y se haga una mesa de dialogo y se alcance alguna formula, que satisfaga a ambas partes, siempre cuidando que nosotros tenemos que ser competitivos y eso pasa por recibir la mercancía y venderla rápidamente”.  

90 días. 

El Ministerio de Industria y Comercio (MIC) aplazo por 90 días la aplicación de la Resolución 410 de fecha 10 de abril del 2017, referente al registro de importadores de aparatos telefónicos celulares, piezas y placas electrónicas creada por el decreto 6832 en febrero pasado.

De esta manera se hace lugar al pedido realizado por gremios organizados de Ciudad del Este que observan que con el nuevo decreto todo el proceso de importación se vuelve mucho mas lento lo cual consideran afecta la competitiva para los comercios que operan en frontera.

En febrero pasado a través del decreto 6832  se creó el registro de importadores de aparatos telefónicos, celulares móviles, placas madres y piezas.  Además se estableció la certificación obligatoria de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), para los aparatos celulares móviles. 

El documento igualmente establece la licencia previa de importación de aparatos telefónicos. El decreto se establece en base a lo solicitado por el MIC. Considera necesario regular el ingreso al mercado nacional de aparatos telefónicos móviles, así como sus partes, que cumplan con los requisitos de legalidad en vista a resguardar los derechos del consumidor final dentro del territorio nacional.

Señala además que es necesario también regular el ingreso de placas madres que no se encuentran integradas a equipos. Insiste en que es responsabilidad del poder ejecutivo determinar las medidas necesarias para garantizar que los productos que se comercializan en el país contengan la información mínima que se requiere para salvaguardar los intereses del consumidor. Igualmente autoriza al MIC a establecer por resolución los requisitos y trámites a ser solicitados a los importadores para la inscripción en el nuevo registro.

Igualmente se autoriza al mismo ministerio, establecer por resolución los requisitos y trámites, así como las condiciones que serán exigidas para otorgar las licencias previas de importación, debiendo incluir el certificado de homologación de los aparatos celulares otorgados por la Conatel.


Además se establece el régimen de licencia previa de importación no automática para la importación de partes de aparatos telefónicos.  Otro aspecto de este decreto, en su artículo 9, establécese que las compras de productos afectados realizadas por los importadores con anterioridad a la entrada en vigencia de esta nueva disposición, acreditadas con la respectiva copia de las facturas comerciales de exportación visada o legalizada, autenticada por escribanía, estarán exceptuadas de su cumplimiento.  La Dirección Nacional de Aduanas, solamente podrá autorizar la importación de los aparatos telefónicos, piezas y placas madres, que cuenten con la licencia previa de importación.