(Sin fines de lucro)

viernes, 9 de junio de 2017

Ajuste de reglamentación de Ley 5074 apunta a mejorar su aplicación efectiva

El Ministerio de Hacienda viene trabajando a nivel interinstitucional, con el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) y la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), en la elaboración de una propuesta de decreto que permitirá al Estado acceder a mejores condiciones de financiamiento para obras de infraestructura, en el marco de la Ley 5074, conocida como “Llave en mano”.

El trabajo apunta a realizar ajustes en la reglamentación de la mencionada Ley 5074 para optimizar esta herramienta de financiamiento, de manera que estos cambios contribuyan a dinamizar su aplicación efectiva, para así seguir potenciando la inversión pública y avanzar en la reducción de la brecha del déficit en infraestructura del país. 

Es importante señalar que el Estado paraguayo cuenta con varias herramientas de inversión. Entre ellas, la modalidad de inversión tradicional, que se financia a través de empréstitos con los organismos multilaterales de crédito, bonos soberanos y/o recursos genuinos del Tesoro, la modalidad de Alianza Púbico-Privada (APP) bajo la Ley 5102/13 y la modalidad de contratos “Llave en mano” bajo la Ley 5074. 

Si bien todas las modalidades son adecuadas para el desarrollo de los proyectos que la ciudadanía necesita, cada una de estas herramientas cuenta con características propias que las hacen más o menos efectivas dependiendo del tipo y envergadura de proyectos. Tanto la modalidad de “Llave en mano” como la APP permiten la transferencia de riesgos que típicamente son del sector público en la obra pública tradicional al privado. 

La modalidad de APP resulta eficiente cuando se puede alinear el interés de rentabilidad del sector privado con la operación y mantenimiento de una infraestructura que permita generar una fuente de repago en todo o en parte de la inversión. Esto da previsibilidad al Estado y genera el incentivo correcto para que el sector privado construya en forma, evitando vicios ocultos y retrasos en la entrega de la obra, ya que mientras no se termine la obra no se puede brindar el servicio generador de la fuente de repago. 

En la modalidad “Llave en mano”, el precio de adjudicación es el precio final. De esta manera, esta modalidad puede generar ganancias de eficiencia al contratar a precio fijo, no permitiendo reajuste ni sobrecostos, ya que los riesgos de diseño y construcción son transferidos al sector privado, que debe asumir cualquier costo adicional que se genere. Esto da previsibilidad al Estado y genera el incentivo correcto para que el sector privado construya en forma, evitando vicios ocultos y retrasos en la entrega de la obra, ya que mientras no se entregue no se genera la obligación de pago por parte del Estado.