(Sin fines de lucro)

sábado, 17 de junio de 2017

DGEEC presentó nueva serie de datos de pobreza monetaria

La Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos (DGEEC) presentó este viernes nuevos datos estadísticos sobre las personas viviendo en situación de pobreza a nivel país, que incluyó para este año la actualización de los componentes de la canasta básica y patrones de consumo, por un lado, y por el otro, la ampliación del tamaño y cobertura de la muestra poblacional, con la inclusión por primera vez de toda la población indígena del Paraguay.

Conforme a los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares 2016, la población paraguaya considerada en situación de pobreza representa  el 28,86% del total de habitantes del país.
Esto significa que alrededor de 1.900.000 personas residen en hogares cuyos ingresos per cápita son inferiores al costo de la canasta básica de consumo estimada para este año.
En el área rural, la pobreza total afecta al 39,72% de su población, mientras que el área urbana presenta el 21,94% de los habitantes totales viviendo en condiciones de pobreza. En términos absolutos, la mayor cantidad de población pobre se encuentra en el área rural, albergando a más del millón de personas en tal situación, en tanto en el área urbana el número de pobres es de 900 mil personas.
La actualización de la muestra indica que el nivel de pobreza total nacional muestra en los últimos 5 años una tendencia a la baja hasta el 2015, pasando de 31,37% a 26,58%. Las mediciones del 2016 presentan un leve aumento hasta el 28,68%.
En los últimos 5 años, el descenso más significativo fue a nivel rural, donde la incidencia bajó 8,11%, en tanto que en áreas urbanas se experimentó un incremento de 1,85%.
La medición de la pobreza monetaria se calcula comparando los ingresos per cápita de los hogares con las dos líneas de pobreza: pobreza extrema y pobreza total.
La línea de pobreza extrema representa el costo de una Canasta Básica de Alimentos (CBA) constituida por un conjunto de alimentos y bebidas no alcohólicas cuyo contenido calórico satisfacen los requerimientos calóricos mínimos (vida saludable).
La línea de pobreza total es igual al costo de la Canasta Básica de Consumo (CBC) que incluye, además de los alimentos, el costo de otros bienes y servicios no alimentarios considerados esenciales.
Actualización de datos estadísticos
Los nuevos presentados este viernes en la sede de la Secretaría Técnica de Planificación (STP) fue elaborada por una mesa interinstitucional e incluyo modificaciones con respecto a años anteriores.
Uno de los principales es la elaboración de las nuevas canastas básicas, a partir de una nueva encuesta nacional de ingresos y gastos, que implica nuevos valores de las líneas de pobreza.
Hasta el año 2015 era utilizada la Encuesta Integrada de Hogares, realizada en el periodo 1997/1998, que se consideró obsoleta. Para este año fue utilizada la Encuesta de Ingresos y Gastos y de Condiciones de Vida 2011-2012 (EIG y CV) realizada por la DGEEC y que refleja patrones actualizados de consumo en los hogares del país.
Otro de los cambios significativos es la utilización de nuevas proyecciones de población. Hasta el 2015 fueron utilizadas las estimaciones basadas en el Censo 2002, mientras que para este año se utilizaron nuevas proyecciones de población, publicadas en octubre del año pasado.
También se dio un incremento del tamaño muestral, pasando de 10.500 a 13.000 hogares, incluyendo por primera vez a la población indígena de todo el país en el objetivo de mejorar la precisión de las cifras de pobreza para cada departamento del país.
Para observar los datos, la STP pone a disposición de la ciudadanía los enlaces de: boletín de pobreza 2016, con sus gráficos correspondientes, la presentación de los datos, la construcción de la canasta básica utilizada, y el resumen metodológico de la nueva línea de pobreza.