(Sin fines de lucro)

jueves, 15 de junio de 2017

En julio arranca ejecución de la primera obra “llave en mano”

La pavimentación asfáltica del tramo San Cristóbal-Naranjal-Ruta 6, el primer proyecto exitoso licitado bajo la modalidad de la Ley 5.074 o “De Llave en mano” en Paraguay, arrancará en julio próximo anunció el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona.

De acuerdo el sitio oficial de noticias ip.gov.py, la obra, de 47,2 kilómetros de extensión que donde contempla además la construcción de 2.800 metros de ciclovía, se ejecutará en el departamento de Alto Paraná.
La moderna ruta tendrá dos carriles a 3,5 metros cada uno. Contará con banquinas de 2,5 metros en ambos lados, dos dársenas para control de peso, un puente nuevo cercano a la localidad de Santo Domingo y carriles de adelantamiento o terceros carriles para camiones en subidas.
Además tendrá intersecciones y rotondas iluminadas en los cruces principales, con cables subterráneos, cada una con encauzadores, carriles de giros exclusivos y separadores, 2.800 metros de ciclovía, accesos a comunidades, adecuación y ampliación de drenajes, entre otros.
La oferta presentada por el Consorcio Concret- Mix y Asociados, ganadora de la licitación, es de 45 millones de dólares.
Esta es la primera adjudicación exitosa de un proyecto vial “llave en mano” en el país.
Gracias a esta nueva herramienta, es la primera vez que se conoce con exactitud cuál es el precio final de una obra, ya que no habrá imprevistos, convenios modificatorios ni ampliaciones y porque en el monto presentado por el contratista ya incluye la fiscalización, supervisión, expropiaciones, diseño y construcción, destaca el MOPC.
Esta obra beneficiará a 100.000 personas que viven entre los distritos de San Cristóbal, Naranjal y Abaí, ya que gracias a esta ruta se podrá mejorar el transporte para volúmenes de tránsito superior a 2.000 vehículos por día y de productos en una zona en donde se encuentran cuatro cooperativas.
Actualmente, por el lugar transitan aproximadamente 55.000 camiones de carga en el año, sin contar los vehículos de menor porte.
En cuanto a la seguridad vial, se podrán reducir los accidentes en la zona por eliminación de polvo, mayormente generado por el transporte en los caminos tierra existentes.
Se evitará además la demora o atascamiento de ambulancias que buscan sacar los enfermos o heridos. A esto se suma los daños materiales en accidentes por superficies con barro, que derivan en accidentes menores y en muchos casos graves, así como muertes por causa que derivan del mal estado que tiene el camino en tiempos de lluvias.