(Sin fines de lucro)

martes, 13 de junio de 2017

Niños y adolescentes son la población más vulnerable a la pobreza y la desigualdad en la región

Los niños, niñas y adolescentes siguen siendo la población más vulnerable a la pobreza y la desigualdad en la región. En la inauguración de un seminario, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL destacó el Sistema de Información de Estadísticas de Niñez y Adolescencia (SIENA) desarrollado por Chile para monitorear la situación de este grupo en el país.

Los niños, niñas y adolescentes siguen siendo la población más vulnerable a la pobreza y la desigualdad en la región, dijo hoy la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, quien destacó el desarrollo, por parte de Chile, del Sistema de Información de Estadísticas de Niñez y Adolescencia, SIENA, el que describió como un aporte, que puede transformarse en un ejemplo para otros países.

Alicia Bárcena y María Estela Ortiz, Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia de Chile, inauguraron este viernes 9 de junio un evento en la sede de la CEPAL en Santiago, donde se presentó SIENA ante expertos locales e internacionales.

“Todos los niños y niñas nacen con los mismos derechos inalienables, sin embargo, no todos logran ejercerlos, ya que su goce efectivo está muy condicionado por su lugar de nacimiento, la situación socioeconómica de sus familias, su sexo, su condición étnico-racial, su situación de discapacidad y otros factores”, tema abordado en profundidad en el recién lanzado informe Panorama Social de América Latina 2016 de la CEPAL, apuntó Bárcena.

En las últimas décadas, señaló la alta representante de las Naciones Unidas, la región ha logrado avances importantes en indicadores clave para el bienestar de este grupo de la población, como mortalidad infantil, desnutrición crónica y acceso a la educación; no obstante, aún los niños, niñas y adolescentes están sobrerrepresentados en los quintiles de menores ingresos, persiste el trabajo infantil y son frecuentes víctimas de violencia, enfatizó.

María Estela Ortiz reconoció, por su parte, que uno de los desafíos fundamentales de Chile es el fortalecimiento de sus sistemas estadísticos para el diseño de políticas públicas de calidad, que promuevan un cambio cultural y consideren a los niños y niñas como sujetos de derechos. En este contexto, dijo, “SIENA tiene por objetivo visibilizar la situación de los niños, niñas y adolescentes de Chile, a través del monitoreo de indicadores que dan cuenta del ejercicio de sus derechos”.

SIENA entrega información disponible en bases de datos generadas principales por organismos estatales, entre ellos, los ministerios de Desarrollo Social y de Salud, la Subsecretaría de Prevención del Delito, el Instituto Nacional de la Juventud y el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol, entre otros.

Durante su intervención, Ortiz planteó la necesidad de cambiar la relación del Estado con los niños y niñas, y avanzar hacia un enfoque de políticas sociales universales que garanticen los derechos de las personas durante todo el ciclo de vida.

Para Bárcena, romper el silencio estadístico en torno a la situación de la población infantil es crucial construir sistemas de protección integral, que estén en línea con los desafíos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. “Estamos en un punto de inflexión. El momento es ahora. La urgencia es hoy”, concluyó.