(Sin fines de lucro)

lunes, 11 de septiembre de 2017

Moody´s prevé crecimiento del 3% al G20

Moody’s Investors Service mantuvo su pronóstico para el crecimiento económico del G20 en poco más de 3% para este año y el próximo, pero advirtió sobre los riesgos geopolíticos, el proteccionismo estadounidense y los efectos indirectos del ajuste global de las políticas monetarias.

La agencia calificadora indicó que unos datos sorprendentemente sólidos en la primera mitad del año le llevaron a elevar los pronósticos de crecimiento del 2017 para China a 6,8% desde 6,6%; para Corea del Sur a 2,8% desde 2,5% y a Japón a 1,5% desde 1,1 por ciento.

También espera que la expansión de la zona euro se acelere durante el resto del año como lo sugieren los sólidos indicadores de confianza. Elevó su previsión de crecimiento económico para la zona euro a 2,1% para este año y a 1,9% para el 2018, tres décimas por encima de sus anteriores pronósticos en ambos casos.

La agencia explica este cambio en los datos de las economías de Alemania, Francia e Italia, países para los que también ha revisado al alza sus previsiones, según recoge en su último informe de perspectivas macroeconómicas globales para los países del G20.

Además, Moody’s asegura que la fuerte apreciación del euro no hará descarrilar la recuperación de la economía de la región -que espera que en el 2017 crezca cuatro décimas más que en el ejercicio precedente-, dado que está impulsada fundamentalmente por la demanda interna.

Sin embargo, la agencia redujo su previsión de crecimiento para Estados Unidos a 2,2% en el 2017 y 2,3% en el 2018, desde unos pronósticos anteriores de 2,4 y 2,5%, respectivamente, citando su desempeño más débil que lo esperado en el primer semestre.

“El balance de riesgos es más favorable que al principio del año”, dijo Moody’s. “Sin embargo, notamos los riesgos de eventos relacionados con conflictos en la península coreana, el mar de China Meridional y Oriente Medio”.

“El lanzamiento de prueba de misiles por parte de Corea del Norte, la intensificación de la retórica agresiva en ambos lados y la postura de línea dura del gobierno de Donald Trump han aumentado el riesgo de un conflicto en la península coreana”, agregó.

La agencia también indicó que parecía haber un “impulso renovado” por abordar las cuestiones comerciales bilaterales que el gobierno estadounidense considera como prácticas comerciales desleales, lo que podría perjudicar el crecimiento si se introducen medidas de amplio alcance.