(Sin fines de lucro)

jueves, 21 de septiembre de 2017

Paraguay es líder en producción de azúcar orgánica

El Paraguay es el único país de la región que no tiene litoral marítimo, por lo cual se haya obligado a desarrollar aquellas cadenas que permitan llegar a todos los mercados. En ese sentido, el país ha sufrido cambios importantes en la cadena productiva, ocupando el primer lugar en el mundo en la producción de azúcar orgánica.

Al respecto, Santiago Bertoni, presidente del Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria, (IPTA), destacó que la participación de azúcar orgánico se halla en un 70% del mercado norteamericano con exportaciones anuales de 120.000 toneladas.

A través de un trabajo conjunto del sector privado, se impulsó a los productores para convertir la técnica de producción que realizaban de manera convencional a otra que les permita adaptarse a los protocolos de producción orgánica atendiendo a la competitividad que exige este mercado, en particular al competir con grandes productores como Brasil.

De esta manera, la cadena de producción de este bien tuvo que readecuarse a un producto que favorezca su éxito comercial, manifestó.

La producción de azúcar orgánica, en cuyo proceso productivo no se utilizan agroquímicos sino al contrario, elaborada a partir de materia prima proveniente de cultivos de cañicultores minifundistas, se convirtió en una opción válida para varios ingenios azucareros paraguayos y también para los productores de la materia prima. La producción de azúcar orgánica generó factores externos positivos para las comunidades, las ciudades y los pueblos situados en la zona de influencia de las plantas fabriles.

El empleo intensivo de mano de obra, el fomento a la asociación de productores, y el cambio cultural que representa la adopción de la agricultura orgánica implican un beneficio de mucho valor para el país.

Por último, el panorama del rubro se apunta de manera creciente, donde los productores reciben un diferencial realizando su producción de esta manera, con lo que se puede decir que gran parte de la caña de azúcar es destinada a la producción de azúcar orgánica y lo que queda producido con técnicas convencionales, se destina a combustibles, concluyó.