(Sin fines de lucro)

lunes, 2 de octubre de 2017

Buscan darle mayor autonomía a Migraciones para ejercicio más efectivo de sus funciones

La Comisión de Defensa Nacional, Seguridad, Inteligencia y Orden Interno de la Cámara de Diputados analizará el martes 3 de octubre el proyecto de Ley “De Migraciones”, elaborado con la finalidad de reestructurar, modernizar y adecuar la gestión migratoria en Paraguay.

La convocatoria se realizó para las 11:00 en la sala reuniones de la comisión asesora, según informa prensa de la Cámara Baja.
El documento es una propuesta legislativa que busca estructurar una nueva política migratoria, con especial énfasis en el desarrollo nacional y en el enfoque de Derechos Humanos de las personas migrantes, tanto nacionales como extranjeras.
Actualmente, la Dirección General de Migraciones se constituye en una dependencia del Ministerio del Interior y, por el nivel jerárquico que ostenta, se ve limitada de llevar adelante proyectos de envergadura, en sintonía con las oficinas migratorias de la región y del mundo y que le permitan desarrollar una administración de nivel nacional capaz de cubrir todas las áreas de la gestión migratoria, en el amplio alcance que le otorga la política migratoria.
Por lo tanto, la nueva ley pretende convertir a la Dirección General de Migraciones en una Dirección Nacional, otorgándole la autonomía y autarquía que requiere para ejercer de manera más efectiva las funciones asignadas y, al mismo tiempo, proyectar el desarrollo de la institución a nivel de sus recursos humanos y tecnológicos. La autarquía le otorgará la posibilidad de generar y administrar sus propios ingresos y la autonomía le permitirá dictar sus propias normas internas y de regulación del ámbito migratorio.
Con su nueva estructura, la Dirección Nacional de Migraciones estará en mejor posición de elevar la calidad de sus servicios, fortalecer su capacidad tecnológica, expandir su área de control y servicios administrativos y mejorar significativamente la capacidad de sus recursos humanos, previstos en la nueva ley.
En puridad, lo que se pretende es convertir a la Dirección General de Migraciones, hoy subordinada al Ministerio del Interior, en una Secretaría Nacional que dependa directamente de la Presidencia de la República.