(Sin fines de lucro)

lunes, 2 de octubre de 2017

La Casa Blanca reducirá los impuestos para los adinerados

La Casa Blanca y los legisladores republicanos están terminando de elaborar un plan fiscal que recortaría la tasa de impuestos a las empresas y casi seguramente reduciría los impuestos a las personas más acaudaladas. El presidente Donald Trump se apresta a anunciar el proyecto en los próximos días.

Ésta sería la primera reforma amplia del código tributario en tres décadas, cumpliría una promesa de campaña de Trump y le daría un necesitado triunfo legislativo. Se espera además que elimine o reduzca algunas exenciones y deducciones fiscales.

El plan casi seguramente recortaría la tasa de impuestos para los estadounidenses más ricos, de 39,6 a 35%, dijeron el lunes personas familiarizadas con la propuesta. Las fuentes hablaron a condición de anonimato.

Además, la tasa principal para empresas sería reducida a 20 de 35% actual. Simplificaría el sistema de impuestos reduciendo el número de categorías de ingresos de siete a tres.

Trump dijo que quería una tasa de 15% para las empresas, pero el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, aseguró que esa tasa es demasiado baja y añadiría a la enorme deuda nacional. Por su parte, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, reconoció anteriormente que esa rebaja sería difícil de lograr, pero reiteró el compromiso de que se reduzca “a un nivel competitivo”.

La Casa Blanca y líderes del Congreso planeaban una intensa campaña esta semana para conseguir respaldo para el plan, que es ahora la máxima prioridad legislativa para Trump luego que los republicanos siguieron sin poder aprobar una ley para anular y remplazar la ley de salud de Barack Obama.

Mucho está en juego políticamente para Trump, que prometió un crecimiento económico de 3% y más empleos por medio de la reducción de impuestos.

Este martes por la mañana, Trump se reunió en la Casa Blanca con miembros de la Comisión de Recursos y Arbitrios de la Cámara de Representantes, incluyendo su presidente, el republicano Kevin Brady, y el demócrata de mayor rango, Richard Neal.

El vicepresidente Mike Pence prevé asistir a eventos en Michigan y Wisconsin el jueves para promover el plan.

Los republicanos están divididos sobre la eliminación posible de algunas deducciones, lo que muestra la dificultad para reformar el código tributario incluso cuando el partido controla ambas cámaras del Congreso.