(Sin fines de lucro)

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Hacienda aboga por un presupuesto consensuado y financiable

El Ministerio de Hacienda brindó un informe respecto al seguimiento que se ha venido dado al proceso del Presupuesto General de la Nación para el ejercicio 2018, tanto en la Honorable Cámara de Diputados y en la Honorable Cámara del Senado, de acuerdo a las cifras preliminares surgidas en ambas instancias. En este sentido, la ministra de Hacienda, Lea Giménez, acompañada del viceministro de Economía, Humberto Colmán y del viceministro de Administración Financiera, Oscar Llamosas, señalaron lo siguiente:
 
En la Cámara de Diputados, el Proyecto de PGN 2018 sufrió un aumento de USD 27 millones en gastos no rígidos con Recursos del Tesoro (Fuente 10) para financiar la incorporación de 25.000 nuevos beneficiarios al Programa de Adultos Mayores. Este incremento puede ser administrado por el Ministerio de Hacienda a través del ingreso gradual de nuevos beneficiarios de acuerdo a la disponibilidad efectiva de recursos. Asimismo, en menor medida han asignado mayores recursos para salarios, disminuyendo otros gastos financiados con la misma fuente, con lo cual no se requeriría un esfuerzo adicional del Fisco.
 
En Cámara de Senadores se aprobó un proyecto de Presupuesto para el 2018 que, conforme a las cifras preliminares, contiene un desfinanciamiento de aproximadamente USD 39,9 millones por encima de lo propuesto por el Poder Ejecutivo para los gastos financiados con Recursos del Tesoro (impuestos). Se han aprobado incrementos salariales importantes para ciertos sectores, que, por capacidad de movilización, han generado presiones para el logro de los objetivos que se han trazado. Estos aumentos salariales aprobados por el Senado ascienden a US$ 62 millones, que totalizan USD 87 millones con lo aprobado por Diputados.
 
Estos USD 62 millones fueron calzados en parte con la disminución de proyectos de inversiones por US$ 30 millones y se aumentaron las transferencias al Tesoro de tres entidades por US$ 14 millones. Estos ajustes no permiten cubrir la totalidad del aumento y además se ha cambiado la estructura del Gasto para el 2018, haciéndolo más rígido con respecto al presentado por el Ejecutivo.
 
El impacto año completo será mucho más evidente en el 2019, teniendo en cuenta que varios de estos incrementos empiezan a regir a partir del mes de julio del año siguiente, cuyo mayor impacto se dará en el 2019, año en el cual la necesidad de recursos se duplicará.
 
Entendemos los reclamos de todos los sectores en materia salarial, muchas de ellas son reivindicaciones justas, pero el centro de las políticas públicas debe ser el ciudadano, y principalmente aquel más vulnerable o menos favorecido a quién el Estado debe brindar los elementos mínimos que le permitan una vida digna.
 
Además, es importante considerar que los gastos en salarios aprobados por Ley se ejecutan en su totalidad, se trasladan y aumentan hacia los años siguientes. Igualmente, dado que la expectativa de ingresos del Fisco es la misma, necesariamente esto implica que los insumos necesarios para brindar a la gente medicamentos, inversiones, alimentación en escuelas, seguridad, cobertura de programas sociales prioritarios no podrán ser cubiertos de la misma forma y con la misma regularidad.
 
Con la decisión tomada se estaría brindando recursos adicionales a sectores con capacidad de movilización que hoy ya tienen un ingreso, en detrimento de sectores más necesitados de la población (sectores vulnerables, adultos mayores en situación de pobreza, enfermos, la ciudadanía en general) que esperan también ser atendidos por el Estado.
 
Por tanto, el Ministerio de Hacienda apela a la cordura, al patriotismo y a la responsabilidad en el manejo de las finanzas públicas, de manera a lograr un Presupuesto consensuado y financiable. Es por eso, que encarecidamente solicita al Congreso Nacional considerar los riesgos que representa aumentar gastos rígidos sin contar con fuente de financiamiento.