(Sin fines de lucro)

martes, 14 de noviembre de 2017

Tras evaluación en Paraguay, tutores franceses elogian trabajos de docentes becados

Culminó el fin de semana la tarea de los tutores franceses quienes llegaron a nuestro país para evaluar y monitorear los proyectos llevados a cabo por los docentes paraguayos que fueron a   becados a Francia. 


Los visitantes presentaron los resultados al ministro Enrique Riera en donde dieron muy buenas calificaciones a los profesores, además de realizar sugerencias en el marco de la aplicación de los proyectos presentados. El equipo de trabajo estuvo integrado por Philippe Gazo, Sébastien Jakubowski, Brigitte Monfroy y  Cécile Leclercq.

“Es una satisfacción más que nos dan nuestros docentes que brillan por su entrega a la educación y por la fuerza que ponen siempre en los emprendimientos llevados a cabo día a día en el aula y fuera de ella. Los tutores quedaron muy impresionados por los avances y también por la hospitalidad del pueblo paraguayo”, destacó el titular del MEC.

Riera señaló una vez más la importancia de tener oportunidades como las que el gobierno da ahora a los maestros para que estos puedan demostrar la calidad en el trabajo profesional y prepararse para suministrar calidad educativa a todos los alumnos.

“Hemos constatado que los becarios han sacado provecho de sus trabajos y su compromiso con la Sfere en cada nivel de sus saberes y de su competencia, hemos observado que esto ha modificado su liderazgo y sus prácticas.  La formación recibida en Francia ha sido integrada a su realidad profesional con la tremenda voluntad de comprometerse aún más”, comenzó diciendo Philippe Gazo, uno de los evaluadores.

Hizo además hincapié en la calidad de los proyectos presentados en Francia como también, en la implementación en sus respectivas escuelas que se hallan en estado de avance y sin contratiempo alguno.


Destacó además el desarrollo de las nuevas prácticas y herramientas adquiridas durante el desarrollo de la formación, como también el alto nivel de autoestima tanto personal como profesional ya que los directores tienen ahora más confianza en sí mismos y provistos aún más de contendido ético, elementos totalmente integrados a su trabajo profesional, que no solo beneficia a los becarios sino a toda la comunidad educativa.