(Sin fines de lucro)

jueves, 21 de diciembre de 2017

Brasil terminará 2017 con su menor déficit con el exterior en diez años

Brasil acumuló en los once primeros meses de este año un déficit en sus transacciones con el exterior de 5,418 millones de dólares, el menor para el período en la última década, informó el Banco Central.

El llamado déficit de cuenta corriente de Brasil entre enero y noviembre de este año fue casi tres veces inferior al acumulado en el mismo período de 2016 (17.649 millones de dólares) y llevó al organismo emisor a prever que el país terminará 2017 con el menor saldo negativo en sus cuentas externas desde 2007.

De acuerdo con las nuevas proyecciones divulgadas hoy por el Banco Central, Brasil terminará 2017 con un saldo negativo de 9.200 millones de dólares en la balanza que registra los recursos que el país envía al exterior y los que recibe de otros países tanto por comercio como por servicios y rentas.

Hasta el mes pasado, el organismo esperaba un déficit de cuenta corriente para este año de 16.000 millones de dólares.

El déficit previsto para 2017, de cumplirse, será en un 60,85 % inferior al de 2016 (23.500 millones de dólares) y el menor para un año desde 2007, cuando el país registró un superávit de 408 millones de dólares en sus transacciones con el exterior.

El Banco Central también revisó su proyección para el déficit de cuenta corriente en 2018, que redujo desde los 30.000 millones de dólares calculados inicialmente hasta 18.400 millones de dólares en la nueva previsión.

El buen resultado de este año fue atribuido al positivo desempeño de la balanza comercial, que en los primeros once meses de este año acumuló un superávit de 59.400 millones de dólares y se espera que se mantenga elevado en 2018.

La grave recesión que Brasil enfrentó en los dos últimos años redujo significativamente la demanda por productos externos y a la fuerte caída de las importaciones se sumaron las ganancias que el país ha obtenido gracias al fuerte aumento de los precios en los mercados externos de varias de las materias primas que exporta, principalmente granos y minerales.

Pero el déficit en cuenta corriente crecerá entre 2017 y 2018, según el Banco Central, por la propia recuperación de la economía brasileña tras dos años de profunda recesión.

"Con la retomada de la economía habrá una demanda mayor por productos importados y un aumento de los gastos de los brasileños en el exterior", explicó el jefe del departamento de estadísticas del Banco Central, Fernando Rocha, en una rueda de prensa.

La economía de Brasil se contrajo un 3,5 % en 2015 y otro 3,6 % en 2016, con lo que encadenó dos años consecutivos de crecimiento negativo por primera vez desde la década de 1930, pero para este año la previsión es que el producto interior bruto (PIB) se expanda en cerca del 1,0 %.

El organismo emisor informó igualmente de que las inversiones extranjeras directas en Brasil sumaron en los once primeros meses de este año 65.035 millones de dólares, por encima de los 62.900 millones de dólares del mismo período del año pasado.

El Banco Central prevé que Brasil terminará este año con 75.000 millones de dólares en inversión directa de los extranjeros en el país y que ese saldo subirá a 80.000 millones de dólares en 2018.

La inversión extranjera recibida por Brasil, por lo mismo, será más que suficiente para financiar el déficit de cuenta corriente del país tanto en 2017 (9.200 millones de dólares) como en 2018 (18.400 millones de dólares).


economiavirtual.com.py