(Sin fines de lucro)

viernes, 29 de diciembre de 2017

Entorno económico internacional favorece las proyecciones de Paraguay

Con relación a los escenarios de riesgo, en el ámbito internacional se destaca la mejora en las proyecciones de crecimiento de los países avanzados y con ello se prevé también un proceso de normalización gradual de la inflación, señala el informe de política monetaria elaborado por el Banco Central del Paraguay (BCP).

Señala que en cuanto a Estados Unidos, además del incremento de tasas observado en diciembre, se esperan aproximadamente tres aumentos adicionales en el 2018, conforme a las expectativas de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés). Recientemente, el congreso aprobó una reducción de impuestos.

En la medida que esta reforma fiscal influya en el crecimiento y en la inflación en una magnitud mayor a la prevista, podría generar alguna incertidumbre sobre el ritmo de ajuste del aumento de tasas, lo cual podría incrementar la volatilidad en los mercados financieros, depreciar las monedas y aumentar el costo del fondeo externo de las economías emergentes.

En la zona euro, las condiciones económicas continúan siendo favorables y las tensiones políticas se han moderado recientemente. En este contexto, el bloque también está dando pasos importantes en materia de reformas institucionales, como la propuesta de una unión fiscal que incluiría un superministro de finanzas, un presupuesto específico para la eurozona y la transformación del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en un Fondo Monetario Europeo (FME).

Una fuente de incertidumbre se deriva de las negociaciones en torno al Brexit. Un debilitamiento económico del bloque afectaría a Paraguay más bien por los efectos que pudiera tener sobre la economía global y/o en los socios comerciales de Paraguay. Entre las economías emergentes, se prevé una desaceleración lenta de la economía China.

El riesgo de una moderación brusca en el mediano plazo podría darse si no se adoptan las reformas con relación a la deuda corporativa y la reestructuración de la deuda pública. A pesar de la desaceleración prevista, el mayor dinamismo de la economía global contribuiría a limitar los riesgos a la baja para los precios de los commodities.

De hecho, los pronósticos para el próximo año son bastante similares a los precios del 2017. En cuanto a la región, se espera una mejora en el crecimiento de Brasil para el próximo año, que dependerá en parte, del éxito en la implementación de las reformas del gobierno. El riesgo se deriva principalmente del ámbito político, que a su vez podría incidir en el avance de estas propuestas. En la medida que la recuperación de Brasil se consolide, el comercio bilateral (principalmente de frontera) puede seguir mejorando.

Por otro lado, Argentina también sigue mostrando signos de recuperación, aunque persiste una inflación elevada y la necesidad de un ajuste fiscal. En este contexto, el gobierno argentino envió un paquete de reformas al Congreso que buscan aumentar la competitividad del sector privado (reforma tributaria y laboral) y alcanzar la consolidación fiscal. En caso de que la inflación se mantenga elevada y el tipo de cambio (guaraníes por peso) continúe en los niveles actuales, podría seguir observándose el flujo de argentinos que realizan compras en las zonas fronterizas. En el ámbito local, el principal factor de riesgo proviene de la evolución del tipo de cambio. Hasta ahora, las últimas decisiones de política monetaria de la Fed han sido bien internalizadas por los mercados y no se han observado episodios de volatilidad excesiva o una depreciación significativa de las monedas regionales.

Como se ha señalado, una mejora más rápida de la economía de Estados Unidos o un aumento de la inflación por encima de lo previsto podría ser una fuente de incertidumbre en los mercados e influyendo en el fortalecimiento del dólar. Sin embargo, este hecho es un evento que afecta no sólo a Paraguay, sino también a los socios comerciales, y por lo tanto los riesgos de depreciación real importante se atenúan.

Evaluando los escenarios alternativos, el CEOMA considera que el balance de riesgos para la inflación se encuentra equilibrado. Sin embargo, el Comité continuará monitoreando la evolución de las variables macroeconómicas relevantes para la inflación doméstica, a fin de aplicar medidas de política necesarias que permitan la convergencia de la inflación al objetivo de 4% anual en el horizonte relevante de proyección.