(Sin fines de lucro)

martes, 12 de diciembre de 2017

Paraguay mantiene una sólida política fiscal con fuerte impulso a inversiones

Paraguay se destaca en la región por su buen desempeño económico, una sólida política fiscal, con el déficit más bajo y un fuerte impulso a las inversiones en un marco de responsabilidad de las finanzas públicas. 

De acuerdo con el Informe de Situación Financiera (Situfin), elaborado por la Dirección de Política Macro-Fiscal de la Subsecretaría de Economía del Ministerio de Hacienda, a noviembre de 2017 el déficit acumulado de la Administración Central asciende a G. 1.153,2 mil millones (USD 204 millones) y como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) representa el 0,7% y el anualizado 1,4%, dentro los límites establecidos en la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF).

El resultado operativo es superavitario y muy por encima comparado con años anteriores. Esto permite destinar más recursos para la inversión, la cual registra al mes de noviembre un incremento del 17,4% y totaliza USD 800 millones. 

De acuerdo con el informe, la evolución de los ingresos tributarios muestra una importante recuperación explicada por el desempeño positivo del comercio exterior que permite mejorar los niveles de ingresos de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) y la Dirección Nacional de Aduanas (DNA). El país mantiene una sólida política fiscal que contribuye al crecimiento, aunque aún existe un importante espacio para una mayor eficiencia en materia de ingresos-gastos.

El informe señala que los gastos de la Administración Central crecen a tasas moderadas y son menores los recursos tributarios destinados al gasto salarial, lo cual permite generar espacio fiscal para impulsar la inversión social y en infraestructura.

En cuanto a los recursos del Crédito Público, se observa en el informe que los mismos se orientan a obras de infraestructura, donde el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) es el principal ejecutor de obras. Al mes de noviembre invirtió, aproximadamente, G. 2.906 mil millones, de los cuales el 26% corresponden al préstamo programático del BID y el 18% a Bonos Soberanos.