(Sin fines de lucro)

lunes, 18 de diciembre de 2017

Política monetaria permanece mixta en América Latina

En 2018, a medida que el crecimiento se mantiene por sobre el potencial en los países desarrollados, la brecha de producto se volverá positiva y la inflación comenzaría a normalizarse gradualmente (liderada por los EUA). Como consecuencia, la política monetaria mundial también se volverá menos acomodaticia en 2018. 

Con la normalización gradual de la política monetaria en los mercados desarrollados, la mayoría de los tipos de cambio en América Latina podrían debilitarse moderadamente con relación al dólar en 2018. Los factores domésticos pueden desempeñar un papel importante en la trayectoria del tipo de cambio, especialmente en los países donde se celebran elecciones (Brasil, México y Colombia). El entorno externo benigno está ayudando a aumentar la actividad en Latinoamérica, y la recuperación está en marc ha en la mayoría de los países que analizamos. Pero la política monetaria en la región sigue siendo mixta.

En Brasil, elevamos nuestra proyección para el PIB en 2017 a 1,0%, desde 0,8%, luego de incorporar una revisión en la serie histórica y los resultados del 3T17. Esperamos una expansión de 3,0% en 2018 y 3,7% en 2019, pero vemos riesgos bajistas si la perspectiva para las reformas del sector público cambia. El gobierno introdujo una versión suavizada de la reforma de las pensiones, pero todavía existe incertidumbre en relación a su aprobación en el Congreso, aunque se estaba realizando un último esfuerzo en el momento de la elaboración de este informe. El Comité de Política Monetaria (Copom) redujo la tasa Selic en 50 puntos básicos en diciembre y señaló, con toda claridad, su intención de reducir la Selic en 25 puntos básicos, a 6,75% en su próxima reunión de política, en febrero de 2018. Ahora espe ramos qu e el Copom reduzca la tasa Selic a 6,5%, en dos recortes de 25 puntos básicos, en febrero y marzo. Pero creemos que la ausencia de avance en el ajuste fiscal y en la agenda de reformas haría menos probable el segundo recorte de 25 puntos básicos. Esperamos que las tasas de interés permanezcan estables en 2018, y que los aumentos se produzcan sólo en 2019, levando la Selic a 8,0%.

En Argentina, la administración envió al Congreso un paquete de nuevas leyes destinadas a reducir el déficit fiscal y aumentar la competitividad económica. El Senado ya dio luz verde a algunas de estas iniciativas. En Chile, las elecciones generales remodelarán el escenario político, y las encuestas disponibles muestran unas las elecciones presidenciales muy reñidas y con un resultado aún por definir. Esperamos una tasa de interés de referencia estable en Chile durante la mayor parte de 2018, pero la baja inflación, unida a una cierta preocupación con relación a la debilidad del repunte de la actividad, significa que no podemos descartar una mayor flexibilización. En Colombia, las lecturas de inflación más bajas de lo esperado y un crecimiento decepcionante crean espacio para una política monetaria más expansiv a. El banco central colombiano recortó la tasa de política monetaria (TPM) antes de lo esperado, y es probable que se produzcan nuevos recortes en las tasas de interés, llevando la TPM a 4%. En México, esperamos un aumento de 25 puntos básicos en la tasa de interés en diciembre, en línea con el probable movimiento de la Fed. Además, dados los riesgos relacionados con el TLCAN y las elecciones presidenciales, creemos que el banco central de México no querrá desacoplarse de la Fed a corto plazo, por lo que es probable que se produzca un aumento adicional en las tasas de interés en la primera mitad del año. En Perú, los términos de intercambio mayores y los estímulos macroeconómicos (principalmente fiscales, pero también monetarios) impulsarían el crecimiento en 2018. La desinflación sigue su curso, ayudada por la caída de los precios de los alimentos, y luego de que el banco central implementara el cuarto recorte 25 puntos básicos en el ciclo de flexibiliz ación. Esperamos que la autoridad monetaria permanezca sin cambios en 2018.

Los precios de los commodities siguieron aumentando en noviembre, impulsados por los subcomponentes de energía y de metales. En 2018, esperamos que los precios de los commodities permanezcan prácticamente estables, ya que el crecimiento global más sólido limita los riesgos bajistas y el crecimiento de la economía de China, liderado por el consumo y los servicios, frena el riesgo de un boom de los commodities.