(Sin fines de lucro)

martes, 16 de enero de 2018

América Latina inicia el año con un escenario para menores tasas de interés


En general, los directores de los bancos centrales de los países de América Latina pueden respirar más tranquilos, pues la mayoría de ellos pudieron cumplir en 2017 con su objetivo de frenar o lograr menores incrementos en los precios de los bienes de primera necesidad.

Los bancos centrales de la región tienen ahora un buen margen para mantener bajas o recortar aún más, si así lo consideran, las tasas de interés y propiciar por esa vía un mayor impulso a las economías de los países. De hecho, varios de ellos hicieron recortes en su tasa de referencia a lo largo de 2017, gracias a ese mejor comportamiento de los precios.

Pero como toda regla tiene su excepción, los únicos países que no lograron reducir el incremento de los precios de la canasta básica fueron México y Paraguay, cuyos índices de inflación cerraron el año pasado por encima de los registrados en 2016.

En efecto, la inflación de México se aceleró, empujada en parte por el incremento en los combustibles. El indice de precios al consumidor cerró 2017 en 6,77%, frente a 3,4% de 2016, claramente por encima de la meta superior del rango establecido por el Banco de México (Banxico), fijado entre 2% y 4%.

América Latina enfrentará elecciones en sus economías más importantes en 2018
El gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, si bien reconoció que el indicador es alto (el máximo en 16 años) ha tratado de dar un parte de tranquilidad al señalar que la inflación aún está bajo control, pues los aumentos de 2017 fueron de una sola ocasión y sus efectos se diluirán este año. Por ahora, los analistas esperan en febrero un nuevo incremento de la tasa de interés del banco central, luego del anunciado en diciembre pasado cuando dejó la tasa en 7,25%.

Paraguay fue el otro país de América Latina que mantuvo la tendencia alcista de los precios al consumidor al cerrar 2017 con una inflación de 4,5%, superior al indice de 3,9% registrado en 2016. También por encima de la meta de 4.0% que se fijó el banco central, aunque dentro del margen de error de dos puntos que estaba establecido.

Los países con mejores resultados
Sin duda, el gobierno de Mauricio Macri hizo importantes esfuerzos por reducir la inflación en Argentina y logró que este indicador creciera 14,6 puntos porcentuales por debajo del índice registrado en 2016, aunque lejos de la meta fijada en 17 por ciento. Es así, que de acuerdo al reporte oficial dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) los precios minoristas del país acumularon un incremento de 24,8% durante 2017.

En vista de los mejores resultados y luego de modificar en diciembre sus metas de inflación para los siguientes años, el Banco Central de Argentina bajó el martes pasado su tasa de política monetaria en 75 puntos básicos al dejarla en 28% y es posible que a lo largo de 2018 se presenten nuevos recortes.

Brasil fue otro de los países que en el último año logró reducir, prácticamente a la mitad, el indicador de inflación, al cerrar 2017 en 2,95%, la tasa anual más baja en 19 años, según los datos entregados por el Instituto Brasilero de Geografía y Estadística. Además la tasa se ubicó por debajo del rango inferior de la meta establecida por el banco emisor que era de 4,5%.

Estos buenos resultados en materia de precios al consumidor podrían animar al Banco Central de Brasil a recortar aún más su tasa de política monetaria que actualmente se encuentra en 7%, dada la necesidad de seguir impulsando una economía que se ha visto muy golpeada en los últimos años.

Perú es otro ejemplo en materia de control de precios, pues según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inei), logró que ese indicador se redujera de 3,2% en 2016 a 1,5% en 2017, la menor tasa en ocho años. Además, el país inca registra la tasa de inflación más baja entre todos los países de América Latina. Los analistas indican que hubo factores como el bajo consumo y la estabilidad de la moneda peruana que ayudaron a este importante logro. El pasado 11 de enero, Banco Central de Reserva del Perú redujo a 3%, desde 3,25%, la tasa de interés de referencia para seguir impulsando la economía. Especialistas prevén que se seguirá relajando la política monetaria por la baja inflación.

No menos importante es el índice de inflación de Chile, que se ubicó en 2,3% al cierre del año pasado, el menor nivel en cinco años, y muy cerca del límite inferior del rango meta del Banco Central que esta fijado de 2% a 4%. Los analistas, entre ellos los de BBVA Research, desestiman por ahora recortes de la tasa de interés de referencia.

En el caso de Colombia, la inflación cerró el año en 4,09%, según el dato entregado por el Dane, prácticamente sobre el borde superior del rango meta fijado entre 2% y 4%, e inferior en 1,66 puntos porcentuales a la registrada en 2016. El Banco de la República bajó su tasa de referencia en varias oportunidades durante 2017 hasta el 4,75% que fijó en noviembre pasado y de continuar esa mejor tendencia de los precios, es previsible que haya algún recorte adicional este año para darle un impulso a la economía.

Por su parte, Uruguay redujo el Índice de Precios al Consumidor (IPC) a 6,55% en 2017, desde 8,1% registrado un año atrás. El menor avance de los precios ubicó el indicador dentro del rango meta establecido por el Banco Central entre 3% y 7%.
Fuente: BBVA
economiavirtual.com.py