(Sin fines de lucro)

martes, 9 de enero de 2018

Hacienda trabaja Plan Financiero para minimizar impacto a sectores sociales

La ministra Lea Giménez informó en conferencia de prensa que los técnicos del Ministerio de Hacienda están trabajando cuidadosamente sobre el Plan Financiero en el marco de la vigencia del Presupuesto General de la Nación (PGN) para el ejercicio fiscal 2018, de tal forma a minimizar el impacto a los sectores más vulnerables. 

El mencionado documento saldría a principios de febrero próximo. Fue tras reunirse esta mañana con el presidente de la República, Horacio Cartes, en Mburuvicha Róga,

La secretaria de Estado resaltó que el Plan Financiero será muy importante en el momento de definir la programación de los gastos en base a la estimación real de los recursos, dado que en el Presupuesto aprobado por el Congreso Nacional se aumentaron los gastos rígidos sin una contrapartida por el lado de los ingresos y la intención de Hacienda es, en lo posible, no afectar el presupuesto destinado a sectores sociales. 

Los gastos rígidos totales en el Presupuesto, que incluyen no solamente los pagos de salarios, sino también el pago a jubilados y pensionados, los pagos de intereses de deuda y otros rubros fijos, demandan aproximadamente G. 93 de cada G. 100 recaudados por el Fisco en concepto de impuestos. La ministra Giménez observó que el margen es bastante pequeño para hacer frente a otros compromisos del Estado, por ejemplo, inversiones en programas sociales y otras áreas prioritarias.

En otro momento, la ministra Giménez también señaló que en paralelo a la elaboración del Plan Financiero se encuentran trabajando sobre el Decreto Reglamentario del PGN, en el que se incluyen los detalles para la ejecución presupuestaria. En cuanto al plan de emisión de Bonos del Tesoro, explicó que USD 300 millones se destinarán a inversiones. Cabe resaltar que el Ejecutivo prevé una inversión total de aproximadamente USD 1.300 millones para este 2018.

El Ministerio de Hacienda ratifica su compromiso de cumplir con los límites establecidos en la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF) en la etapa de ejecución presupuestaria y, por ende, con el manejo responsable y prudente de las finanzas públicas.