(Sin fines de lucro)

lunes, 29 de enero de 2018

La economía mundial se encuentra en un momento "dulce"

Davos, Sui. La economía mundial se encuentra en “un momento dulce”, alimentado por las políticas monetarias “aún participativas” de algunos de los bancos centrales, refirió la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Sin embargo, destacó que el trabajo no está terminado si no está bien distribuido el crecimiento entre la población de las economías avanzadas y en las emergentes.

Al participar en la última sesión de trabajos del Foro Económico de Davos, consideró importante tener en cuenta los riesgos que podrían, en algún punto, afectar el momento del crecimiento cíclico del mundo y son las vulnerabilidades del sistema financiero, la débil cooperación internacional, el recorte tributario de Estados Unidos y la aparición de conflictos geopolíticos.

La directiva destacó que el esfuerzo coordinado de los bancos centrales es evidente y ha fortalecido una expansión sincronizada y cíclica que corre por unos 120 países.

Sin embargo, matizó que el recorte tributario que está liderando Estados Unidos trae consigo un riesgo latente en la ampliación del déficit público.

En un corto plazo, la reducción de tasas impositivas para la inversión atraerá capitales y favorecerá el crecimiento de la economía, lo que muy seguramente será favorable para ellos y para el mundo. Pero a la larga, se convierte en un factor de vulnerabilidad si no se generan ahorros en el momento de la expansión o si no se complementa la medida para recuperar los ingresos.

EXPANSIÓN CONSISTENTE
En la misma sesión participó el gobernador del Banco Central de Inglaterra, Mike Carney, quien destacó que la aceleración de la actividad económica entre los países del G 7 es sólida y brillante.

Los países referidos son las principales economías del mundo: Estados Unidos, Canadá, Alemania, Japón, Francia, Reino Unido e Italia, que en conjunto conseguirán una expansión de 2.3% este año y de 2.2% el próximo, según las previsiones corregidas al alza del FMI.

“La expansión del Producto Interno Bruto en el G 7 es saludable y va en aceleración. De ese impulso, 80% viene de la inversión productiva y del comercio. No es un boom de consumo, y es resultado o consecuencia de la respuesta que ya está dando la economía a las políticas aplicadas”, argumentó el banquero central.

Estimó que al llegar el pleno empleo tras el crecimiento en EEUU y Reino Unido, se fortalecerá la productividad y se potenciará la capacidad de los mercados laborales.

Enfatizó que este mejor desempeño es lo que está empujando la normalización de las tasas, previa valoración de circunstancias particulares de cada país.

UN MERCADO, SANO
En la misma mecánica que caracteriza a las sesiones del Foro de Davos, durante la sesión participó la CEO de administración de activos y riqueza en JPMorgan Chase & Co, Mary Callahan Erdoes.

Quien comentó que quería agradecer a las autoridades monetarias ahí representadas, por haber apoyado la estabilización del mercado.

“Me parece que la mayoría aquí reconocemos lo increíblemente complicado que debió haber sido, que después de nueve años, y la inyección de 11 billones de dólares al sistema financiero, nos encontramos aquí hablando de una expansión estable”, refirió.

No puedo agradecer esta oportunidad de reconocer su esfuerzo para estabilizar el mercado y permitirnos de nuevo invertir y favorecer un crecimiento más o menos parejo en todo el mundo.

Un aplauso espontáneo sonó y tanto la directora Lagarde, como el gobernador Carney y el banquero central japonés Haruhiko Kuroda sonrieron.