(Sin fines de lucro)

lunes, 22 de enero de 2018

Líderes mundiales, empresarios y políticos se reúnen en Davos

El mayor evento económico mundial está marcado por la amenaza de los populismos para "las democracias liberales maduras". Con líderes antagónicos como Macron y Trump, es una carrera para buscar recetas milagro.

No es casual que la 48 edición de la reunión anual del World Economic Forum (WEF) en la localidad suiza de Davos lleve por título Creating a Shared Future in a Fractured World (Crear un futuro compartido en un mundo fracturado). Resume las dos grandes ideas que van a inundar el foro durante los cinco días que dura. Los líderes mundiales que se reúnen en él, y que en total suman más de 1.900 empresarios y directivos, 350 altos representantes políticos y 70 jefes de Estado, son conscientes de que las fórmulas económicas aplicadas hasta ahora necesitan profundos ajustes para dar respuesta a los crecientes e imprevisibles populismos de todos los colores ideológicos.

Según los informes que va publicando el WEF, y las ponencias que están programadas, los populismos, en la mayoría de los casos ligados a proteccionismos comerciales o nacionalismos identitarios, se han convertido en una de las grandes amenazas de la economía de libre mercado.

Hoy, informe del FMI
El grueso de las jornadas del Foro empiezan oficialmente el martes con una sesión plenaria de inauguración en la que actuará de maestro de ceremonias Narendra Modi, el primer ministro indio. Pero el foro ya ha empezado a calentar motores. Hoy lunes, Christine Lagarde, directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), presenta una actualización del denominado World Economic Outlook, donde se recogen las previsiones económicas de ese organismo.

Una de las sesiones, programadas para el martes, analizará "los cambios en los entornos regulatorios, la política impositiva y los riesgos geopolíticos que pueden ensombrecer las perspectivas económicas para 2018".

El pasado jueves, el Foro ya dio a conocer un exhaustivo informe que recoge los resultados de la encuesta a 1.000 líderes empresariales y políticos sobre los riesgos que, a su entender, amenazan la estabilidad económica, social y política en el mundo.

Además de la creciente preocupación por los ciberataques, también ha aumentado la sensibilidad hacia los asuntos relacionados con el medioambiente, en todas sus vertientes: desastres naturales, calentamiento global, sequías y calamidades climatológicas. Pero el informe dedica especial atención a cómo "los populismos y las políticas identitarias pueden amplificar los riesgos del desorden económico y financiero, particularmente aquellos relacionados con el comercio".

El informe preliminar del Foro, que se considera la columna vertebral sobre la que se asienta el encuentro, insiste en que "entre los desafíos más nuevos están el limitado poder de la política frente a la posibilidad de una nueva crisis; el cambio de paradigma que supone el incremento de la automatización de los procesos productivos y la digitalización; y el creciente mercantilismo y proteccionismo que se está produciendo, con el telón de fondo de una política nacionalista y populista". Por otra parte, y dentro de las tensiones políticas, el Foro también menciona el problema del desafío secesionista catalán como uno de los ejemplos dentro de Europa de "polarización entre grupos con diferentes herencias culturales o valores, que pueden seguir siendo una fuente de riesgo político en los países occidentales".

En el informe se señala que "los riesgos geopolíticos se ven agravados por la continua disminución del compromiso con el multilateralismo" económico basado en reglas claras y homogéneas. Y en este sentido, el informe critica actitudes como las del presidente estadounidense Donald Trump, por decisiones como la de retirar a EEUU del Acuerdo de París contra el cambio climático. Una de las mayores incógnitas de la edición de Davos de este año es precisamente qué efecto tendrá la controvertida presencia de Trump en este evento.
Fuente: elmundo.es