(Sin fines de lucro)

jueves, 25 de enero de 2018

Se inicia novenario en honor a San Blas, patrono de CDE

La imagen puede contener: 9 personas, personas de pie, boda e interior
Con el rezo del Ángelus se inició el novenario en honor a San Blas, patrono de Ciudad del Este, que también celebrará el próximo 3 de febrero su aniversario número 61. La celebración estuvo a cargo del Obispo Guillermo Steckling.


“Comenzamos hoy nuestra fiesta patronal rezando el Ángelus, esa oración con tres avemarías que comienza con las palabras: el Ángel del Señor anunció a María. Desde ese momento, su hijo Jesús comenzaba a vivir en ella y a permanecer en ella y en el mundo para siempre”, refirió en homilía.

Señaló que “Permanezcan en mí" es el tema 2019 de la fiesta patronal diocesana, tema tomado del segundo año del trienio de la juventud. “Después de comenzar una amistad con Cristo como decíamos en el primer año, lo importante será permanecer con él y en él”.

Dijo que este año se recuerda también en Ciudad del Este los 50 años de la sede episcopal, 25 años como prelatura y 25 como diócesis.   “Cincuenta años de presencia constante de la Iglesia en Alto Paraná y Canindeyú. Entre los pioneros tenemos a algunos testigos de todos estos años, y con ellos celebramos con gratitud la fidelidad de Dios”.

Agregó que en el día de San Blas, siempre la Diócesis y la Ciudad celebran juntos la fiesta ya que un tres de febrero nació este municipio que tiene apenas 11 años más que la Sede Episcopal.

“A veces queremos llegar a ser más constantes con un gran esfuerzo de voluntad pero no nos resulta tanto. El tema del 2018 permanezcan en mí nos transmite el mensaje de que el secreto está en permanecer junto a la fuente de toda vida, Jesucristo nuestro amigo ya que sin Él no podemos hacer nada. Sólo así seremos más constantes”.


Refirió que para que comenzar bien el año 2018, la fiesta patronal de San Blas debe ser un momento fuerte de nuestra fe. “Nos toca intensificar nuestra relación con Jesús para superar nuestros pecados personales y sociales, poner fin al divorcio entre fe y vida. Así podremos "dar mucho fruto", como dirá el lema del 2019 en la culminación del Trienio de la Juventud”.