(Sin fines de lucro)

martes, 27 de febrero de 2018

Nuevo edificio de Itaipú contará con moderno sistema de vidriado

La construcción y el mantenimiento de edificios causan un gran impacto en el medio ambiente y en los recursos naturales. Uno de los desafíos de las sociedades desarrolladas es crear infraestructuras que causen el menor uso posible de energía no renovable.

Con la construcción del “edificio verde” de la Dirección de Coordinación, la ITAIPU busca ser pionera en la implantación de tecnologías que, además de respetar al medio ambiente, resulten más cómodas, económicas, saludables y seguras para las personas que allí trabajan. La imponente edificación, ubicada en Hernandarias, va tomando forma. La obra se encuentra en fase de ejecución de fachada, para la que fueron estudiadas distintas opciones. 

El objetivo es cumplir con la Certificación Leed (Leadership in Energy & Environmental Design), que es un sistema de certificación de edificios sostenibles, desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos (US Green Building Council). 

El ingeniero Fernando Barúa, de la Superintendencia de Obras y Desarrollo (OD.CE) de la ITAIPU, dijo que con la implementación del cerramiento vertical (de la fachada), se busca utilizar tecnologías que satisfagan funciones de control de radiación solar o control térmico. Para el efecto, se optó por el sistema de Doble Vidriado Hermético (DVH).

Explicó que se trata de una doble pared de vidrios templados, separados por una cámara de vacío sellada herméticamente, que logra aumentar la aislación térmica y acústica, reduciendo el consumo del futuro sistema de climatización y ventilación, que será instalado en el edificio. Además, impide el paso de la humedad o de la suciedad. 

“Un detalle interesante es que el separador de los vidrios, hecho con perfilería de aluminio, aloja en su interior un material deshumectante, que absorbe la humedad de la cámara, evitando la condensación”, acotó el ingeniero Barúa. 

Mencionó que la estructura de soporte, las terminaciones, el tipo de vidrio, inclusive el color (transparente al interior y espejado al exterior), están minuciosamente estudiados, de modo a reducir la carga energética del edificio; además cumple con los requisitos de entrada de luz natural, control del calor, estética exterior y visibilidad interna. 

Estética del edificio 
Entre otros puntos, el ingeniero Barúa habló de la estética del edificio. Refirió, que se adoptó la conocida como “Glazing”, que contempla planos exteriores libres de perfilería a la vista. Del mismo modo, se escogió como variante una disposición en zigzag en algunas caras, de manera a otorgar mayor diversidad, evitando la monotonía de las caras planas, a la vista desde afuera. Combinado con este sistema, se estará implementando unos parasoles metálicos, tipo “Celoscreen”.

“Con todo esto, estamos logrando un excelente rendimiento térmico y acústico, cumpliendo los más exigentes estándares de calidad. La materia prima es importada desde la Argentina, y los cortes y uniones en DVH se hacen en Asunción, siendo transportados y montados en el edificio de Coordinación”, precisó. 

Por otro lado, el ingeniero Barúa indicó que una vez concluido el cerramiento vertical, se ejecutarán los trabajos interiores, que consisten en las instalaciones hidrosanitarias, eléctricas, sistema de climatización y ventilación, las instalaciones de prevención y combate de incendios (PCI). 

Posteriormente, añadió, se pasará a la ejecución de cielorrasos, mamparas, pisos elevados y ascensores, complementándose al final a las obras exteriores, que incluyen todo el sistema vial de accesos y estacionamientos, y la alimentación eléctrica externa en media tensión.