(Sin fines de lucro)

martes, 6 de febrero de 2018

Yellen se despide de FED con desempleo e inflación bajos

La saliente jefa de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, refirió el viernes que el sólido crecimiento económico y un mercado laboral cerca al pleno empleo significan que el banco central posiblemente deberá subir sus tasas de interés de forma gradual.

“La economía está creciendo a un ritmo sólido, saludable”, dijo Yellen en una entrevista con PBS NewsHour en el último día de su periodo de cuatro años.

“El mercado laboral es fuerte y la inflación es baja (...) La Reserva Federal ha seguido un camino de alzas graduales de tasas de interés, y si las condiciones siguen como han estado, ese proceso posiblemente continuará, y esperaríamos que las tasas a largo plazo suban”, agregó.

TRANSICIÓN LIMPIA
El desempleo en el nivel más bajo, la inflación controlada y un crecimiento respetable: Janet Yellen, la primera mujer en presidir la Fed, deja el banco central con loas de economistas y un expediente limpio.

Yellen, de 71 años, una demócrata nominada en el 2014 por Barack Obama como presidenta de la Fed, dejó el puesto este sábado a Jerome Powell, de 64 años, un ducho abogado de negocios, electo por Trump, que conoce la técnica monetaria.

Incluso el presidente Trump, que terminó con la tradición de renovar al dirigente de la Fed para un segundo mandato, reconoció sus “impresionantes cualidades”.

Esa satisfacción está acompañada de precaución por lo que experimentó Alan Greenspan, el expresidente del banco central que vio lo que parecía una brillante reputación caer demolida por una crisis.

Tan pronto dejó la Fed, después de 19 años a la cabeza, estalló la burbuja inmobiliaria del 2008, que derivó en la peor recesión de Estados Unidos desde la posguerra. Se le ha reprochado desde entonces especialmente a Greenspan haber cerrado los ojos a los excesos del mundo financiero.

“La reputación de Yellen palidecerá si en dos años hay una profunda recesión”, advirtió Wessel, en momentos en que el aumento de los precios de las acciones en los mercados bursátiles, favorecido por las bajas tasas de interés, hacen temer una burbuja financiera.

Pero por lo pronto, la conducción de la política monetaria a manos de Yellen sólo ha cosechado elogios. La tasa de desempleo que, a su llegada era de 6,7%, cayó actualmente a 4,1 por ciento. El pleno empleo no afectó la inflación que se mantuvo por debajo de 2% y la economía estadounidense está entrando en un nuevo año de recuperación.

La estabilidad de los precios y la promoción del empleo constituyen el doble mandato del banco central.

Heredera de una situación inédita, en la que para impulsar la actividad económica se mantuvieron las tasas de interés en cero durante casi ocho años y el banco central inyectó millones de dólares al sistema financiero, Yellen corrigió la trayectoria hábilmente.

En cuatro años, elevó las tasas cinco veces “sin perjudicar a los mercados financieros”, reveló el experto de Brookings.

También comenzó a reducir el volumen de activos de la Fed, cuyo balance está abrumado por las compras masivas de bonos del Departamento del Tesoro y otros títulos hipotecarios operados en el marco de la política de flexibilidad monetaria.

Los críticos no faltan. En la izquierda, que ha señalado que la recuperación aún se siente como una recesión para los estadounidenses, le reprochan haber aumentado inútilmente las tasas, lo que aumentó el costo del crédito para los consumidores. Mientras que la derecha desaprueba su lentitud para subir las tasas, temiendo un resurgimiento de la inflación.

Yellen se unirá a la Institución Brookings, un centro de estudios en Washington donde, al lado del también expresidente de la Fed, Ben Bernanke, seguirá su carrera como investigadora después de dejar el banco central de Estados Unidos, según informó el viernes John Allen, presidente del centro de estudios.

Yellen había dicho anteriormente que renunciaría a la Junta de Gobernadores de la Fed después de terminar su mandato como presidenta.

Por otra parte, Jerome Powell se convirtió el sábado en el presidente del banco central y asumirá oficialmente el cargo.