(Sin fines de lucro)

martes, 24 de abril de 2018

Empresarios de la construcción aguardan con esperanza asunción de nuevas autoridades

El presidente de la Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco) José Heisecke, conversó en Radio Nacional sobre el resultado de las elecciones generales. Al respecto, comentó que existen muchos proyectos que, tanto el sector público como privado, deben encarar para el progreso del país.

“Mario Abdo Benítez se comprometió a lo más importante, trabajar y conversar con el gremio para todo lo que hace a la construcción de las obras de infraestructura del Paraguay, y no solamente son rutas, son escuelas, son puertos, centros de salud, saneamiento”, dijo Heisecke a la 920AM.
Además, comentó que durante su visita al gremio en plena campaña prometió comunicación fluida y permanente con los empresarios, con el objetivo de solucionar los problemas que puedan surgir en proyectos encarados conjuntamente.
En cuanto al Gabinete Civil que va a acompañar al presidente electo Abdo, resaltó la designación de la persona que ocupará el cargo de titular del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), aunque también resaltó la importancia de las personas que manden en el Ministerio de Salud, Educación, y en instituciones clave para el desarrollo de obras como Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) y Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat).
“No podemos estar nosotros como simples espectadores de lo que pueda pasar en el país, nosotros tenemos que ser participantes, al frente de la batalla como se dice para sacar nuestro país adelante”, comentó.
En cuanto a las infraestructuras, el gremialista sostuvo que no basta con la planificación de las obras en respuesta a las necesidades de la ciudadanía, sino que acompañar esas políticas públicas con una visión de excelencia, es decir, garantizar la calidad, seguridad, y durabilidad de las obras que son entregadas al Estado.
Señaló como obras prioritarias según datos que manejan desde el gremio la Ruta 9, el alcantarillado de desechos cloacales de Alto Paraná y Central, y cerca de 6.000 instituciones educativas que demuestran serios déficit en sus infraestructuras.