(Sin fines de lucro)

martes, 3 de julio de 2018

Aduanas cerró el primer semestre del año con un acumulado de G. 5.229.143.506

La Dirección Nacional de Aduanas cierra el primer semestre del presente año con superávit de ingresos y sella su récord histórico de recaudación de junio, que supera en un 14,29 por ciento al total de similar mes del ejercicio anterior, conforme a los datos del Sistema Informático SOFIA de la Institución.

La DNA registró en junio un total de G. 872.116.598.030 (guaraníes ochocientos setenta y dos mil, ciento dieciséis millones; quinientos noventa y ocho mil, treinta) que sobrepasa en el porcentual aludido, al total de igual mes del año pasado, en el que alcanzó un total de G. 763.066.700.201 (guaraníes setecientos sesenta y tres mil, sesenta y seis millones; setecientos mil, doscientos uno). La Institución registra una racha de 20 meses consecutivos de superávit mensual de recaudaciones, que se ha convertido en una constante invariable desde noviembre de 2016 hasta la fecha.

La DNA cerró los 6 meses del año con superávit ininterrumpidos con un valor total acumulado de G. 5.229.143.506.791 (guaraníes cinco billones, doscientos veintinueve mil, ciento cuarenta y tres millones; quinientos seis mil, setecientos noventa y uno) que supera en un 18,70 por ciento al de igual periodo de 2017, en el que anotó un total de G. 4.405.429.973.736 (guaraníes cuatro billones, cuatrocientos cinco mil, cuatrocientos veintinueve millones; novecientos setenta y tres mil, setecientos treinta y seis). De acuerdo a los registros oficiales del Sistema SOFIA de la DNA, esta marca representa, a su vez, el mejor primer semestre en la historia aduanera.

Estos logros se sustanciaron pese a las dificultades emergentes en este lapso con el paro de funcionarios de la Aduana de Argentina, en reclamo de reivindicaciones laborales y las intermitentes paralizaciones de actividades protagonizadas por Auditores de la Receita Federal, en el Brasil, que exigen mejoras salariales, afectando desfavorablemente al potencial de ingresos en las aduanas localizadas en la frontera con los citados países vecinos. 

A esto se agrega también la sostenida caída evidenciada en la cotización del real brasileño y el peso argentino, circunstancia que influyó negativamente en la capacidad adquisitiva de los compristas en la línea fronteriza, incidiendo desfavorablemente en el nivel de ventas de productos en la zona limítrofe con ambos países vecinos.