(Sin fines de lucro)

jueves, 23 de agosto de 2018

Alza en tasas podría generar impacto en la economía de EE.UU

Para miembros del Comité de mercado abierto, una escalada mayor de la tensión comercial podría generar un impacto a la baja en la expansión de la economía de EE.UU.

Los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), advierten que los datos económicos y las perspectivas sobre el desempeño de Estados Unidos son favorables para continuar desarticulando la política monetaria expansiva, consignan las minutas de la reunión de julio.

“Muchos participantes consideraron que si los datos recibidos continúan apoyando la perspectiva económica actual, lo más apropiado sería dar un paso adelante para eliminar la política monetaria expansiva”, relatan.

No obstante a la coincidencia, “varios” funcionarios consignaron que una escalada mayor de la tensión comercial podría generar un impacto a la baja en la expansión de la economía de Estados Unidos.

Según lo señalado en la relatoría del quinto anuncio monetario del año, donde los miembros del FOMC decidieron mantener sin cambio la tasa en un rango entre 1.75 y 2%, señalaron de forma consistente que “las políticas comerciales podrían convertirse en un riesgo a la baja para la economía”.

Esta presión se fortalecería si se asume que el año entrante la economía perderá el impulso que le otorgó la ejecución del recorte de impuestos a las empresas.

Analistas de Goldman Sachs esperaban encontrar las observaciones de los banqueros centrales de Estados Unidos, acerca de la situación comercial, pues en el comunicado de aquella reunión del 1 de agosto no se divulgaron detalles sobre este tema.

Asimismo, analistas de CIBanco advirtieron que la minuta perdió algo de oportunidad, pues la reunión del FOMC se dio ocho días antes de que estallara la crisis de la lira turca, por lo que las observaciones quedarían rebasadas.

En cambio, consideraron que la mira del mercado esta semana sería puesta rumbo al Simposio de Jackson Hole, que será el primero al que asistirá Jerome Powell como presidente de la Fed.

Sobre todo porque será su primera aparición tras los comentarios del presidente, Donald Trump, sobre su incomodidad ante las alzas de las tasas de interés.

“No estoy entusiasmado con su alza de las tasas de interés”, sostuvo el mandatario en una entrevista con Reuters. El mercado estará atento a la respuesta de Powell, quien fue nominado por Trump para sustituir a Janet Yellen, a quien también criticó por la lenta velocidad en que fue ajustando los réditos.

La norma no escrita es que los presidentes de Estados Unidos no comentan sobre las decisiones de la Fed, pues se trata de un banco central autónomo e independiente.

El Simposio de Jackson Hole se realizará este fin de semana, bajo el tema “Cambiando la estructura del mercado y las implicaciones en la política monetaria”, y el presidente de la Fed tendrá una participación el viernes.

El verdadero nombre del encuentro es The Federal Reserve Bank of Kansas City’s Economic Symposium porque es el banco de la Reserva de Kansas quien organiza. Sin embargo, todo el mundo financiero se refiere al él como Simposio de Jackson Hole.

El encuentro se realiza desde 1978 para reunir durante un fin de semana a banqueros centrales, ministros de finanzas y académicos donde conversan sobre la situación de la economía mundial.

Se ha vuelto particularmente relevante desde el 2011, cuando Ben Bernanke, el entonces presidente de la Fed, anunció que lanzaría una tercera secuencia del programa de expansión cuantitativa.

Luego, en agosto del 2013, también en Jackson Hole, Bernanke envió a Janet Yellen, su vicepresidenta, en representación suya, para dictar la conferencia que anualmente es responsabilidad del banquero central en turno. Con ello se confirmó que Yellen era la candidata del mercado al cargo.