(Sin fines de lucro)

jueves, 16 de agosto de 2018

Presidente habla de crecimiento inclusivo


El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, esbozó en su discurso de inauguración las líneas de acción de su gobierno en el área económica y social, afirmando que impulsará políticas públicas que favorezcan un crecimiento inclusivo y una movilidad social ascendente.


“El Paraguay va a seguir creciendo, pero necesitamos un crecimiento inclusivo, sacarle a nuestra gente de la pobreza extrema, disminuir el desempleo, una movilidad social ascendente”, dijo Abdo Benítez en su primer mensaje al país como presidente de la República.

Afirmó que “a la pobreza le vamos a derrotar con trabajo” y que el crecimiento debe traducirse en oportunidades “para que nuestro pueblo prospere sin caer en populismos, en retóricas vacías ni en proyectos demagógicos”.

Anunció que su gobierno consolidará los programas de protección social existentes y articulará los esfuerzos de las distintas instituciones, de modo que más paraguayos puedan salir de la pobreza y tengan una vida digna.

Igualmente adelantó que buscarán generar políticas tributarias que permitan recaudar más, ampliando la base de contribuyentes, disminuyendo la inequidad en el pago de los impuestos y profundizando la formalización de la economía del país.

“A los empresarios les invito a que se involucren, que con su capacidad creativa e innovadora inviertan más en nuestro país, fortaleciendo la micro, pequeña y mediana empresas. Construyamos entre todos un clima de negocios favorable para los actores de la economía y que el Paraguay sea más atractivo como plataforma de inversión y aliado estratégico del capital nacional y extranjero”, dijo.

En materia económica, Abdo también se refirió a los emprendimientos energéticos binacionales afirmando que los mismos deben llevarse a cabo “respetando siempre nuestros derechos soberanos y generando beneficios justos para todos”.

Afirmó que la soberanía energética debe ser una visión estratégica cuyo uso debe desarrrollar la economía, fortalecer el mercado interno y el avance hacia una sociedad industrializada y productiva. “No queremos nada que no sea nuestro pero lo que es nuestro lo vamos a defender”, sentenció.

Educación como causa nacional y salud con acceso universal

El presidente también afirmó que la educación será uno de los grandes ejes de su gobierno e invitó a hacer de ella “una causa nacional”.

“Si no tomamos conciencia de la urgencia del desafío de la educación en Paraguay estaremos hipotecando el porvenir de la patria”, afirmó.

Señaló que desde su gobierno se enfocarán en una política educativa llena de valores y afirmó que los maestros serán sus “mejores compañeros”. “Ellos son los agentes de cambio desde su comunidad educativa hacia todo el país”, dijo.

En cuanto a la educación universitaria indicó que el 60% de la población paraguaya tiene menos de 30 años pero que solamente 1 de cada 100 logra terminar la universidad. “Si no transformamos esa realidad no vamos a transformar el Paraguay”, reflexionó.

En materia de salud anunció que se iniciará una reforma que permita “avanzar hacia un sistema único de salud con acceso y cobertura universal, enfocado en una medicina preventiva, cerca del ciudadano”.

Afirmó que trabajarán para que “ir a un hospital en Paraguay no se convierta en un drama mayor que la propia enfermedad”.

Atención a todos los sectores sociales

Posteriormente, el mandatario se refirió a sectores específicos de la sociedad a los que se dirigirán sus políticas sociales. En ese sentido señaló que en estos cinco años impulsarán políticas públicas para “cuidar y unir a la familia, promoviendo valores y principios”.

“Será una prioridad el impulso de políticas para que las mujeres, generando condiciones de empoderamiento y equidad, e impulsando su participación en todas las áreas de la vida social, sean protagonistas del futuro de la Nación”, dijo.

Igualmente indicó la necesidad de transformar la realidad de nuestros adultos mayores e impulsar programas de atención a la tercera edad que llegue efectivamente a ellos. “Un pueblo que no respeta y olvida a sus mayores es una nación que olvida sus raíces, pierde su misma escencia y su misma humanidad”, dijo.

Afirmó que en su gobierno los pueblos indígenas ocuparán el lugar que les corresponde, ya que “es hora que el estado asegure mejores condiciones de vida, para que ellos sientan que tienen un gobierno que los atiende, que los respete y que los valores”.

Comprometió también “todo el apoyo y la asistencia técnica necesaria a los pequeños productores, para que puedan ser productivos” y anunció que luchará contra la deforestación y en convertir a la reforestación en “una herramienta de desarrollo rentable y sustentable”.