(Sin fines de lucro)

viernes, 7 de septiembre de 2018

Venezuela registra una inflación acumulada de 34.680%

La inflación en Venezuela registró una tasa mensual en agosto de 223,1%, llevando la tasa acumulada en los primeros ocho meses del año a 34.680.7%, dijo la Asamblea Nacional (Congreso).

El diputado opositor Rafael Guzmán difundió los estudios sobre inflación de la Comisión de Finanzas, los cuales indican que el registro de agosto elevó la tasa acumulada de los últimos 12 meses, de agosto 2017 a agosto 2018, a 200.000 por ciento.

Guzmán señaló que el ritmo de la hiperinflación fue impulsado por el plan económico del presidente Nicolás Maduro, que comenzó el 20 de agosto.

En la sesión legislativa, Guzmán dijo que la mayor carga del arranque inflacionario fue en los últimos 10 días de agosto, cuando Maduro puso en marcha una serie de medidas con el fin de reflotar la economía venezolana, azotada por inflación y recesión.

"Estas cifras son producto de 10 días de haberse anunciado las medidas políticas de Maduro, el paquetazo. Todo esto hace que lamentablemente la inflación de agosto haya alcanzado 223.1 por ciento. Esta es tu obra Maduro, este es tu desastre”, señaló.

Recalcó que las medidas económicas hicieron que la inflación entre agosto de 2017 y agosto de 2018 llegara a 200.000 por ciento.

Agregó que Maduro acompañó las medidas económicas con más controles y represión sobre los supermercados, con persecución y cárcel a sus dueños, lo que regresó el escenario de la escasez de bienes de consumo.

"El resultado ha sido anaqueles vacíos y gente angustiada ante un gobierno que su único propósito es dominar la voluntad de los venezolanos, que solo busca permanecer en el poder", señaló Guzmán.

La Comisión de Finanzas de la Asamblea realiza estudios independientes sobre inflación, a fin de cubrir la falta de información del Banco Central de Venezuela (BCV), que dejó de publicarlos.

El plan económico de Maduro arrancó el 20 de agosto, poniendo en circulación una nueva familia de billetes del bolívar soberano, producto de la eliminación de cinco ceros al bolívar fuerte.

Además, aprobó un aumento drástico del salario mínimo nacional, de 50 a 1.800 bolívares (menos de 30 dólares), el incremento de los impuestos y la flexibilización del control de cambio con una drástica devaluación de la moneda, con el tipo de cambio oficial saltando de 400 a seis millones de bolívares fuertes (60 bolívares soberanos) por dólar.

Asimismo, anunció un aumento de la gasolina, que de ser la más barata del mundo pasará a venderse a precios internacionales.