(Sin fines de lucro)

miércoles, 10 de octubre de 2018

Compras de acciones son deducibles hasta 50% en el IRP

El Decreto N° 359/2018 emitido días atrás por el Poder Ejecutivo esclarece y unifica las disposiciones que reglamentan el Impuesto a la Renta Personal (IRP). En ese sentido, la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) comunica que la mencionada disposición considera como inversión hasta el 50% del valor de compra de acciones o cuotas partes de sociedades constituidas en el país, con excepción de la colocación en SAECAS, que se regirán conforme a lo establecido en la ley.

El mencionado decreto incorpora también al concepto de inversión personal y familiar las adquisiciones relacionadas con la salud, la educación y la capacitación de los familiares a cargo del contribuyente. Mediante esta normativa, las personas físicas domiciliadas o radicadas en el país podrán deducir por estos conceptos en el IRP.

La Administración Tributaria incluye también como ingreso no gravado al anticipo de herencia, siempre que se ajuste a lo que establece el Código Civil. Por otro lado, con la misma normativa se incorpora al remanente de ejercicios fiscales anteriores como ingreso para deducciones de gastos e inversiones, que anteriormente era el préstamo.

Asimismo, la SET aclara que no será deducible la adquisición de bienes tanto como inversión o gasto de personas físicas en su carácter de empresa unipersonal. Además, se establece como no deducible en concepto de inversión, la adquisición de bienes suntuosos, los que serán deducibles como gasto.

Por último, el Decreto N° 359/2018 dispone que el Escribano Público debe actuar como agente de retención en el caso de venta de inmuebles y cuotas parte de SRL. Esto se da cuando el contribuyente no tenga el documento que acredite que ya se haya efectuado la retención por parte de quien pagó o remesó el importe de la venta.

El Decreto del IRP es fruto de un acuerdo ente la SET y los diferentes sectores, mediante la campaña de “Reconciliación Tributaria”, emprendida por el Fisco. Con esto se pretende lograr que el IRP redunde en una mayor recaudación impositiva para impulsar el desarrollo e incremento de capital y de infraestructura que el Estado requiere para el beneficio de todos sus habitantes.