(Sin fines de lucro)

lunes, 26 de noviembre de 2018

Itaipú se tiñe de naranja y dice no a la violencia contra la mujer en todas sus formas

El Centro de Recepción de Visitas de la Itaipú  Binacional se suma a las iniciativas encaradas en todo el mundo para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, hoy domingo 25 de noviembre, luciendo desde anoche su fachada principal de tono naranja, adoptado para simbolizar esta fecha.


De esta manera, al igual que varias instituciones y organizaciones, la Binacional se adhiere a la campaña de lucha contra este flagelo.

La Organización de las Naciones Unidas-ONU impulsa esta iniciativa con el lema “Pinta el mundo de naranja: #EscúchameTambién”. Advierte que “la violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas. Lo que es más, la promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de no dejar que nadie se quede atrás, no podrá cumplirse sin primero poner fin a la violencia contra mujeres y niñas”.

En su portal oficial, la ONU señala que la violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

En forma general -explica el artículo de la ONU alusivo a esta conmemoración- la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye: violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio); violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético); trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual); mutilación genital, y matrimonio infantil.

Señala que los efectos psicológicos adversos de la violencia contra las mujeres y niñas, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas. Por ejemplo, las desventajas tempranas en materia de educación no solo constituyen el obstáculo principal para alcanzar la escolarización universal y hace cumplir el derecho a la educación de las niñas, luego también le restringe el acceso a la educación superior a la mujer y limita sus oportunidades de empleo.